El Comercio

La Asociación de Cuadros de Ensidesa se disuelve «ante la falta de perspectivas»

Sindicalistas en La Toba antes de entrar a una reunión sobre el Plan de Competitividad en 1992. A la izquierda representantes de CCOO y a la derecha los dos representantes de Cuadros, Jaime Alonso Carazo y Joaquín Rodríguez, 'Quin de Miranda'. Delante de ellos Severino Zapico, de UGT.
Sindicalistas en La Toba antes de entrar a una reunión sobre el Plan de Competitividad en 1992. A la izquierda representantes de CCOO y a la derecha los dos representantes de Cuadros, Jaime Alonso Carazo y Joaquín Rodríguez, 'Quin de Miranda'. Delante de ellos Severino Zapico, de UGT. / JAVIER GRANDA
  • El sindicato que representaba a los mandos entregará este mediodía los 53.000 euros de sus fondos a Cáritas, Cruz Roja y Alcem

La Asociación de Cuadros de Ensidesa ya ha pasado a formar parte de la historia. La entidad sindical, cuyo objeto era representar al estamento de ingenieros técnicos y superiores, licenciados, asimilados y en definitiva al personal de la empresa catalogado como de primera categoría se ha disuelto. «Cuando las cosas llegan a su fin y no hay perspectivas de continuidad es mejor poner el punto final», explica Martín Calleja, secretario del colectivo. Su último acto está programado para este mediodía en la sede de Cáritas Arciprestal Avilés, y consistirá en la entrega de sus fondos: 53.026 euros, a tres entidades benéficas. Cruz Roja , la Asociación para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple y la propia Cáritas recibirán cada una la cantidad de 17.667 euros.

La decisión de disolver la asociación se adoptó en una asamblea general extraordinaria celebrada el pasado día 8 en la que el presidente, Leandro Jáuregui Villa, el tesorero, Amador Alonso y el propio Calleja expusieron la situación. «Nos estamos quedando solos. La totalidad de los asociados ya estamos jubilados, no hay relevo generacional y nuestra actividad es prácticamente nula. El destino era desaparecer y prolongar la situación no tenía ningún sentido. Por eso decidimos disolvernos», recalca el secretario.

La ya extinta Asociación de Cuadros de Ensidesa no contaba en la actualidad con representante alguno en el comité de empresa. Había nacido en 1985 a raíz de la fusión de dos entidades sindicales de la antigua Empresa Nacional Siderúrgica, «la de ingenieros técnicos y la de mandos», y mantuvo la actividad en sus herederas, incluida la actual ArcelorMittal. Su razón de ser era «la de mejorar o al menos mantener las condiciones económicas y de trabajo de la clase a la que representábamos», es decir, la de los mandos. «Conseguimos lo que pudimos, y ahí estuvimos siempre, en la brecha», dice Calleja.

Entre los presidentes que ha tenido a lo largo de sus más de treinta años de historia sobresale la figura del difunto Jaime Alonso Carazo. Fallecido el pasado abril, formó parte de la mesa que negoció el Plan de Competitividad de la Siderurgia Integral en 1992 que concluyó con la fusión de Altos Hornos de Vizcaya y Ensidesa, que acarreó la desaparición de casi 10.000 puestos de trabajo. Calleja destaca igualmente la figura del también desaparecido Joaquín Rodríguez, 'Quin de Miranda', ex presidente del colectivo y de la Confederación de Cuadros de Asturias y colaborador de este periódico.

La entidad llegó a tener en su día «dos representantes tanto en la fábrica de Avilés como en la de Gijón» y la relación con otros sindicatos no fue sencilla. «En cierto modo nos consideraban sus enemigos», afirma Calleja. Aunque unos y otros buscaban «el bienestar de los trabajadores» la diferencia, explica Calleja, estaba en los métodos. «Nosotros apostábamos más por el entendimiento que por la lucha sindical. Hacíamos otro tipo de sindicalismo y creemos que los llamados sindicatos de clase no nos representaban», concluye.