El Comercio

Sonia Arbesuk Busto, ayer antes de la entrevista.
Sonia Arbesuk Busto, ayer antes de la entrevista. / JOSÉ PRIETO

«El 80% de los militantes ha pedido la expulsión de Carmen Soberón»

  • Sonia Arbesuk Busto

  • Excoordinadora de Ciudadanos en Avilés

  • «Ella sólo quería obtener el acta de concejala. Desde entonces ha actuado de manera unilateral, conforme a su criterio»

A finales de 2014, Sonia Arbesuk Busto se acercaba como tantos otros españoles a Ciudadanos (C's), partido donde llegaba a ser su coordinadora local en Avilés y número tres en la candidatura municipal. Una trayectoria que cesaba el pasado sábado por discrepancias con la actitud de la concejala Carmen Pérez Soberón, según explica en la siguiente entrevista.

-¿La integración con Upyd es el origen de los problemas?

-No quiero culpar a unas siglas. El germen concreto es una persona: Carmen Pérez Soberón, que no cumple con sus funciones. La gente con ilusiones e ideas se ve obstaculizada por una persona que viene al partido con unos objetivos que no son los mismos que los del partido.

-¿Qué objetivos le atribuye?

-Entiendo que conseguir el acta de concejala. Desde entonces ha actuado de manera unilateral, conforme a su criterio. En este tiempo ha cometido, al menos, tres faltas que, según los estatutos de C's, obligan a la expulsión directa: votar contra el ideario y programa electoral, falta de trabajo y falta de respeto a la estructura del partido.

-¿Cuándo comenzaron los problemas con Carmen Soberón?

-Desde que tomó posesión de su acta. Todo el partido apoyaba a los concejales, pero sólo uno trabajaba. La otra no estaba. Así es muy difícil plantear cualquier actividad. No sabes si vas a tener dos votos o uno en el Pleno. Se le pidieron explicaciones y las pocas que dio no eran coherentes. Cuando se expulsó a Juan Cuesta, se intentó un cambio de actitud y no se logró.

-Ella argumenta que compatibiliza su actividad profesional con el Ayuntamiento.

-Lo que sucede en los Plenos es patente. ¿Cuántas mociones ha planteado, cuántos ruegos, qué propuestas hace? A un Pleno no se va sólo a votar lo que te dicen. Incluso otros partidos le han recriminado su falta de trabajo. Tampoco hace vida de partido. Desde abril, no ha ido a ningún acto. Siempre ha rechazado participar en todo.

-¿Apoyan a Juan Cuesta, su expulsión fue el detonante de esta situación?

-Juan Cuesta fue expulsado por una conversación privada. Se actuó de manera rauda y tajante, aplicando los estatutos de forma severa. No comparto las formas de Cuesta, pero sí estoy de acuerdo con su fondo. Cuesta se quejó en repetidas ocasiones de la inactividad de Carmen Pérez Soberón. Trasladó su malestar a la asamblea y lo respaldaron. En la asamblea de abril, el 80% de los militantes solicitó la dimisión de Soberón. No hemos recibido ninguna respuesta. Desde el pasado mes de marzo, ella no ha tenido ninguna relación con los afiliados. La falta de información sobre la actividad del grupo ha sido total.

-Hablemos de usted. ¿Cómo llega a Ciudadanos?

-Siempre he sido una persona interesada por las cuestiones generales del país, pero por mi actividad profesional apenas disponía de tiempo para involucrarme. Nunca estuve afiliada a un partido o a un sindicato. Al quedar en paro, comencé a colaborar. Soy madre y empecé en la Asociación de Padres, después te involucras en temas de participación ciudadana, te preocupas por temas de educación y cultura... Entonces es cuando ves la necesidad de hacer algo, de aportar tu granito de arena. Es el momento en el que me acerco a Ciudadanos para colaborar.

-¿Se planteaba entonces ser coordinadora local?

-No. Me afilié en enero de 2015 tras un acercamiento. Trabajamos pensando en las municipales de ese año y sacar el proyecto adelante. Éramos un equipo implicados en un proyecto. Cuando llega el momento de crear la organización local, alguien debe dar el paso. Los compañeros me animaron porque confiaban en mí y lo di.

-La respuesta oficial es que su dimisión es una decisión personal.

-Son decisiones personales porque aquí nadie le pone a uno la pistola en la cabeza para actuar. Pero las motivaciones que he dado no son personales, son objetivas y están argumentadas. Nosotros venimos a trabajar por un proyecto político, no a esperar por un 'puestín'. Si aspirase a algo igual quedaba callada, pero no. Como le sucedió a Pablo Valdés.

-¿Qué pasó?

-Era el secretario del grupo municipal y, como secretario de Política Municipal, en la asamblea de abril presentó un informe sobre el desempeño de las funciones de concejala de Carmen con datos objetivos. Al día siguiente fue cesado en el Ayuntamiento. Por cumplir con sus obligaciones, no por callar por un 'puestín'.

-En julio también hubo una dimisión.

-Fue Javier Vidal. Siempre ha intentado estar: UCD, CDS, PP... Estaba en la directiva y sólo insultaba a la gente y no cumplía el trabajo. Era responsable de Ciudadanía y no hacía nada. Dimitió por motivos personales, decía que no se encontraba a gusto.

-El sábado anunció su baja y la de otros tres integrantes de la directiva local. ¿Se han producido más renuncias?

-Ha sido una catarata. Más de la mitad de la agrupación se ha dado de baja. Hasta donde yo sé, me parece que sólo sigue la concejala, su familia, su novio y Javier Vidal.

-¿Y ahora que pasará con Sonia Arbesuk?

-Cierro el capítulo de Ciudadanos. Me han quitado la ilusión por este partido, pero no por seguir trabajando por Avilés.

-Usted ocupaba el número 3 en la candidatura municipal, ¿ha renunciado al puesto?

-No.

-Si dimite Juan Cuesta, usted sería concejala.

-No comparto el planteamiento de Cuesta. Si adquieres un compromiso, debes cumplirlo. Aunque he perdido la ilusión por C's, quiero seguir trabajando por Avilés y los avilesinos.

-¿Qué haría entonces si la lista de Ciudadanos corriese?

-Sería concejala. Y demostraría cómo se trabaja en el Ayuntamiento.