El Comercio

Ana Hevia, esta mañana en el Pleno.
Ana Hevia, esta mañana en el Pleno. / MARIETA

El pleno reprueba a Ana Hevia, que recibe el apoyo del gobierno socialista

  • El Ayuntamiento implanta medidas adicionales de control sobre las cuentas de pagos a justificar

El pleno del Ayuntamiento de Avilés ha reprobado este miércoles a la concejala de Festejos, Ana Hevia, por las irregularidades detectadas en pagos en su área desde el año 2013. Lo ha hecho con los votos favorables de todos los grupos de la oposición, que habían pedido la convocatoria de este pleno extraordinario, y con el rechazo del equipo de gobierno, que defiende a la edil. La implicada no votó.

También ha pedido a la alcaldesa que la cese de sus funciones, algo que Mariví Monteserín ha rechazado y ha aprovechado para destacar «el valor que ha tenido la concejal de haber estado todo este tiempo trabajando al pie del cañón, de dar la cara en todos los actos en que ha participado, en no sentirse deprimida».

Esto sirvió para que Alejandro Cueli, portavoz de IU, acusase a la alcaldesa de «preferir convertirse en cómplice de las irregularidades antes que cesarla». El pleno también pide que Intervención lleve a cabo un control financiero y revise la totalidad de las cuentas bancarias justificativas -como la de Festejos en que se detectaron irregularidades- para determinar su situación financiera, y que el destino de los recursos se realizó conforme a las disposiciones legales y las instrucciones que dieron lugar a su constitución.

En este sentido el concejal de Promoción Económica, Manuel Campa, ha indicado que «se han implantado las medidas correctoras para controlar los pagos a esas cuentas. Se analizan todos y cada uno de los movimientos». El gobierno ha insistido en que lo ocurrido es un error que afecta al 1,3% de la información analizada.

La alcaldesa ha asegurado que «nadie es perfecto y podemos cometer errores y es lo que ha ocurrido» e indicó que no sólo lo hace el gobierno: «condenaron a la concejala en cinco minutos y eso no me parece normal, no me parece regular, me parece un error que hay que corregir. Hace tiempo que renunciaron hacer política y no quieren que la verdad les estropee la noticia».

El portavoz del PSOE, Luis Ramón Fernández Huerga, ha reconocido que «hay cuestiones que se pueden mejorar dentro de la práctica del ayuntamiento» y ha recriminado a la oposición que «esto se parece más a un plató de televisión que un ayuntamiento. Seguimos hablando de lo mismo que hace un mes».

Desde la oposición han insistido en que se trata de irregularidades, no errores. «Un error se da una o dos veces a lo sumo, pero tengo al sensación de que es una práctica asimilada, que era como se trabajaba y se estaba haciendo mal», ha dicho la concejal de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón. A Hevia se la acusa de haber permitido que en el área de Festejos se computaran pagos a unas partidas que en realidad iban a otras, se usase la cuenta bancaria de un modo no permitido y que incluso exista falsedad documental.

El portavoz del PP, Carlos Rodríguez de la Torre, llegó a plantear sus dudas acerca de «si las personas afectadas no lo dijeran, me pregunto si alguna vez descubriríamos estas irregularidaes. Lo que tratamos hoy no es un error, sino una práctica habitual». Su homólogo en Somos, David Salcines, ha criticado al gobierno por «haberle cargado esto a un trabajador» y «ha intentado construir un relato basado en la deconstrucción» con lo ocurrido.