El Comercio

Una donación para salvar el mes

La antigua Asociación de Cuadros de Ensidesa formalizó ayer la entrega de 53.000 euros a las asociaciones.
La antigua Asociación de Cuadros de Ensidesa formalizó ayer la entrega de 53.000 euros a las asociaciones. / MARIETA
  • Cáritas, Cruz Roja y Esclerosis aplauden el gesto de los extintos Cuadros de Ensidesa

Son 17.677 euros «que nos salvan el mes» y que ha llegado como un maná para Cáritas, Cruz Roja y la Asociación para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple de la mano de la extinta Asociación de Cuadros de Ensidesa. Un balón de oxígeno para las siempre maltrechas economías de unas entidades obligadas a multiplicar el dinero que entra en sus cuentas corrientes. «Cada euro que entra en Cáritas lo convertimos en uno y medio», asegura su tesorera, Angelita Carrillo.

Representantes de los Cuadros de Ensidesa formalizaron ayer la entrega de sus fondos -53.026 euros-, una vez disuelta la asociación, a los presidentes de las tres organizaciones benéficas, a razón de 17.677 euros cada uno.

«Por desgracia, supone bastante dinero para aliviar urgencias. Estamos ahogados con los gastos de los últimos meses. Ahora, podemos continuar con cierta solvencia y avanzar», resumió Carrillo, quien explicó que «octubre fue un mes tremendo por las facturas de los libros y de la luz», aparte de la alimentación.

En el verano suelen bajar los gastos, pero los del pasado mes tienen a Cáritas «asustada» y, además de constatar la pobreza energética, afeó las exigencias de algunos colegios sobre libros y material escolar que impide aprovechar las donaciones que les llegan en especie. Las parroquias de Santo Tomás de Cantorbery y San Nicolás de Bari «se mantienen, pero el resto nos demandan ayuda continuamente», explicó.

Similar panorama reflejó Belarmino Martínez, presidente de Cruz Roja Avilés. En su caso, el dinero probablemente irá destinado a uno de los programas más importantes de la actualidad en toda España, el de juventud y alimentación, y que este año ya estaba agotando su presupuesto.

Tan satisfechos como ellos estaba la menos conocida Asociación para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple, que aprovechó la circunstancia para recordar las cada vez más difíciles circunstancias para recaudar y visibilizar su causa. Además de la escasez de voluntarios, explicaron que las administraciones ya no les dejan postular en los vestíbulos de hospitales y centros de salud.

Leandro Jaúregui, de la exasociación de Cuadros de Ensidesa, reconoció la «solvencia» de estas entidades y, como sus compañeros, deseó que cundiera el ejemplo de la donación, «no de la disolución de la asociación».