El Comercio

Técnicos y peritos estudian cómo retirar la grúa caída del 'A Racer'

La grúa continúa caída sobre la cubierta del 'A Racer' en el muelle de Valliniello.
La grúa continúa caída sobre la cubierta del 'A Racer' en el muelle de Valliniello. / MARIETA
  • El desplome ha obligado a detener las operaciones de descarga de los slabs para ArcelorMittal que alija en sus bodegas

El desplome de una de las cuatro grúas de a bordo del 'A Racer' ha obligado a detener las operaciones de descarga de los slabs que aún alija en su interior. Reanudarlas exige retirar los restos, y cómo hacerlo depende de qué se vaya a hacer con ella. Las opciones son dos, repararla en el mismo muelle, siempre y cuando sea posible, o embarcarla para que una vez finalizada la descarga el barco zarpe y la reparación se realice cuándo y dónde el armador considere oportuno. Mientras, la imagen sigue siendo la misma que la del lunes, el día del accidente. La base permanece en cubierta, anclada al casco y enganchada a la pluma, que reposa sobre tierra, por un amasijo de hierro retorcido. El conjunto permanece estable, sin riesgo de nuevos desplomes.

Numerosos técnicos y peritos de distintos órganos, desde el armador hasta el seguro, estudiaban ayer la situación en el muelle de Valliniello, donde el barco continúa atracado. La caída de la grúa no ha afectado a la estructura por lo que una vez retirada o embarcada no habría problemas para que el buque reanudase la marcha siempre y cuando se le concediesen los permisos necesarios. En cuanto al estibador que durante más de media hora estuvo atrapado en el interior de la cabina, que se mantuvo, torcida, sobre la base de la torre gracias a que una estructura metálica evitó su caída, ya ha recibido el alta médica. Fue rescatado por los bomberos y salió por su propio pie prácticamente indemne, salvo pequeñas contusiones.

La decisión de qué hacer con los restos de la grúa se tomará en pocos días, quizá hoy mismo, y depende en gran medida de los daños que presente. Si son escasos la reparación quizá podría hacerse en el muelle y si por el contrario fuesen de envergadura podrían hasta obligar al 'A Racer' a entrar en dique seco. El buque, de 190 metros de eslora y pabellón liberiano, llegó a Avilés la madrugada del lunes con 20.737 toneladas de slabs (chapas de acero) para ArcelorMittal que en buena parte continúan en las bodegas.