El Comercio

El Tribunal Superior de Justicia revisará la sentencia por la muerte del 'Nano'

Florente Hernández, de camisa azul, en el juicio.
Florente Hernández, de camisa azul, en el juicio. / MARIO ROJAS
  • Florente Hernández, ingresado en la prisión gallega de Teixeira, fue condenado a doce años de cárcel y trece de exilio

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias celebrará el próximo 13 de diciembre la vista de apelación a la sentencia que, el pasado mes de junio, condenó a Florente Hernández a doce años de cárcel y trece de exilio de Avilés por el asesinato de Francisco Jiménez Vargas, 'Nano', el 24 de julio de 2013 en la avenida de Los Telares. La sentencia, vinculada a un veredicto de un tribunal con jurado, no había dejado satisfecha ni a la defensa ni a la acusación particular, que recurrieron. La vista se celebrará con la comparecencia del condenado por videoconferencia desde el centro penitenciario de Teixeira, en el que cumple su condena.

Atenuantes

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial condenó a Florente Hernández y absolvió a su hermano y tío de los delitos de encubrimiento de los que habían sido acusados. El abogado de la familia de la víctima, Ignacio Hernando, manifestó en su día su conformidad con la calificación del delito como asesinato, pero rechazó los atenuantes de confesión y de dilaciones indebidas apreciados por el jurado.

La letrada de la defensa, Ana García Boto, por su parte, reclama el atenuante de reparación del daño a la familia del finado y, en consecuencia, una rebaja de la pena de prisión. Este atenuante fue uno de los cinco defendidos durante la celebración del juicio al entender que la familia de su cliente había pagado por iniciativa propia y como muestra de buena voluntad unos cinco mil euros a la del finado.

La sentencia consideró probado que Florente Hernández atropelló a 'Nano' el 24 de julio de 2013 cuando este iba a acceder a un turismo estacionado en la vía. Francisco Jiménez Vargas cayó al suelo y, sin que mediara palabra, Florente Hernández le disparó hasta en diez ocasiones, primero en el abdomen, luego en el tórax y, una vez tendido en el suelo, en la zona craneoencefálica.