El Comercio

Afronta tres años de cárcel por enviar imágenes sexuales de una menor

  • Los otros menores implicados en la causa han sido condenados a tres meses de talleres socioeducativos

El Juzgado de lo Penal número 1 de Avilés celebra hoy la vista oral contra un hombre acusado de difundir por 'WhatsApp' un vídeo sexual de un menor para el que la Fiscalía pide una condena de tres años de prisión por un delito de revelación de secretos. El Ministerio Público sostiene que el acusado, en fecha no concretada pero próxima al 10 de febrero de 2016, recibió en su teléfono móvil un vídeo sexual de un menor y dos fotografías de sus órganos genitales y reenvió esos archivos a un grupo de 'WhatsApp'.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicita que se condene al acusado a una multa de 6.480 euros, con responsabilidad personal subsidiaria para el caso de impago, y al pago de las costas procesales.

En la difusión de las imágenes estuvieron también implicados otros dos menores que el martes llegaron a un acuerdo de conformidad con la acusación por el que tendrán que asistir durante tres meses a talleres socioeducativos, al igual que la adolescente que grabó voluntariamente esas imágenes para enviarlas a un amigo.

Los hechos alcanzaron especial difusión el pasado mes de febrero dada la dimensión que alcanzó el envío a través de un grupo de 'WhattsApp' con unos 75 contactos. Aunque lo sucedido ocurrió fuera del centro escolar, la dirección del Instituto Carreño Miranda, donde estudiaban al menos dos de las menores implicadas, tuvo que expulsar a la que había participado en la difusión del vídeo, como informó en aquel momento LA VOZ DE AVILÉS. Fue una expulsión temporal mientras las cosas se calmaban y las aguas volvía a su cauce. No parece que fuera así puesto que las supuestas burlas sobre la menor que grabó las imágenes obligó a su familia a cambiarla de centro.

No fue la primera vez que se tuvo constatación de un envío masivo de este tipo de imágenes en Avilés, pero en anteriores ocasiones los casos no llegaron a juzgarse por la vía penal al haber ocurrido entre menores.

La preocupación de padres y docentes por la práctica de 'sexting' -la grabación y posterior envío de imágenes eróticas o sexuales- a terceros ha hecho redoblar las charlas dirigidas a adolescentes sobre los riesgos que conlleva. En este sentido, el profesor de Derecho Penal en la Universidad de Oviedo, Luis Roca de Agapito, advirtió este verano en Avilés que es una «práctica de riesgo» y «machista» porque «cosifica a la mujer».