El Comercio

Un autobús aparcado ayer en la plaza de España.
Un autobús aparcado ayer en la plaza de España. / MARIETA

El billete de autobús costará un euro los fines de semana y festivos de diciembre

  • La rebaja de cincuenta céntimos persigue «fomentar el uso del transporte urbano», que cae un 12% en Avilés y repunta en Asturias

El billete de autobús urbano costará un euro los fines de semana y festivos de diciembre con el fin de fomentar el uso de transporte público y evaluar en qué medida podría aumentar el número de usuarios, a la baja en Avilés, ante una hipotética reducción definitiva del precio. La rebaja, de cincuenta céntimos, se aplicará en las diez líneas de la Compañía del Tranvía Eléctrico, a excepción de la nocturna, y en la única que opera Autos Villa, Avilés-Llaranes-Parque Astur. El coste será soportado por las propias empresas.

La Compañía del Tranvía estima en un 12% el descenso en el número de usuarios con relación a 2015. Entonces fueron 2,7 millones de viajeros, de ellos 210.000 en diciembre, 40.000 en fin de semana y festivos, mientras que en los diez primeros meses del año en curso se contabilizaron 2,1 millones. La situación contrasta con el repunte que se registra en el resto de la región, según manifestó ayer el director general del Consorcio de Transportes de Asturias, Carlos González. El número de usuarios del transporte público «es un indicador de la actividad económica. Cayó durante la crisis, pero ya hemos tocado fondo y poco a poco se va recuperando. No así en Avilés», dijo al respecto.

Al margen de la rebaja puntual del precio del billete en las dos referidas compañías, el bono de diez viajes que oferta el Tranvía Eléctrico puede ser validado por diez personas en un mismo trayecto, el doble que hasta ahora. En cambio continúa caducando al mes, restricción que la mayoría de los usuarios solicitan que se suprima.

Otras demandas son retrasar media hora, hasta las once de la noche, la última salida de las líneas diurnas y extender a los viernes la única nocturna, Piedras Blancas-Las Vegas. Actualmente opera los sábados, desde las once de la noche hasta las seis de la mañana con una frecuencia de una hora y paradas en Salinas, Raíces, el parque de El Muelle, Villalegre y La Luz. El precio del billete es de dos euros y se admiten los títulos de transporte que expide la compañía.

Las quejas también se extienden a los transbordos necesarios para llegar al Hospital San Agustín desde algunas paradas, al recorte de frecuencias, de cuatro a tres a la hora, introducido hace año y medio en la Línea 1, La Luz-Piedras Blancas, la que mayor número de viajeros registra, a la deficiente información sobre el servicio disponible en la mayoría de las paradas y a las averías en los paneles que solo en media docena de ellas muestran los horarios y el tiempo estimado restante para la llegada del próximo servicio.

Mejorar las paradas

Mejorar el acceso al autobús en algunas paradas es otro de los cambios que demandan no solo los usuarios, especialmente aquellos con movilidad reducida o que porten carritos de bebé, sino los propios conductores. El ejemplo más flagrante se encuentra en la Plaza de La Merced, una de las de mayor tránsito. No hay un espacio reservado para que el autobús se detenga, por lo que el conductor tiene que hacerlo en medio de la calzada provocando el consiguiente embotellamiento, sobremanera si es un autobús articulado, y obligando a los usuarios a sortear los coches que aparcan allí en batería.

Con todo, la mayor fuente de quejas sigue siendo el precio del billete ordinario, un euro y medio con independencia de que se vaya a realizar el trayecto entero o apearse en la siguiente parada. En Oviedo cuesta 1,20 y en Gijón 1,25. En esta última ciudad se ofrecen abonos mensuales al precio de 37 euros, semestrales (174 euros) y anuales (290 euros) y bonificaciones para menores de 26 años y mayores de 65 poseedores de la correspondiente tarjeta. En ambas franjas el billete ordinario cuesta 70 céntimos y el abono mensual, 30,5 euros.

La alcaldesa, Mariví Monteserín, expresó ayer su confianza en que la rebaja de cincuenta céntimos en el precio del billete establecida para los fines de semana y festivos de diciembre, doce días en total, «contribuya a facilitar los desplazamientos, reducir el tráfico y potenciar el transporte público» al tiempo que apeló a un futuro plan de movilidad que establece estas metas entre sus prioridades.

En el acto celebrado ayer en la Plaza de España también estuvieron presentes el alcalde de Corvera, Iván Fernández, los gerentes de la Compañía del Tranvía Eléctrico y Autos Villa, Luis Fernández y Francisco Fernández, respectivamente, así como el referido director general del Consorcio de Transporte de Asturias, que recibe anualmente del Ayuntamiento de Avilés del orden de 400.000 euros. El de Castrillón lo subvenciona con 87.500 mientras que el de Corvera paga unos céntimos por billete.

Además de las referidas la red de transporte urbano por carretera en Avilés la completan la compañías Casablanca, que cubre la línea a Grado, ocho trayectos diarios con salida desde Las Meanas, dos con parada en Illas y otras dos en el Hospital San Agustín, y Alsa, que en diciembre amplía a los viernes las líneas nocturnas a Oviedo y Gijón.