Maribel Verdú, en una edición pasada del Festival de Cine de San Sebastián.
Maribel Verdú, en una edición pasada del Festival de Cine de San Sebastián. / REUTERS

«La bondad no acompaña al nivel cultural que tenga una persona»

  • Maribel Verdú - Actriz, La reconocida intérprete vuelve el viernes al Palacio Valdés con la obra 'Invencible', que explora las diferencias entre distintas clases sociales

Irreconciliables. Así se presentan las diferencias entre los dos matrimonios protagonistas de 'Invencible', la obra de teatro dirigida por Daniel Veronese que ocupará este viernes el Teatro Palacio Valdés a partir de las 20.15 horas. La reconocida actriz Maribel Verdú se mete en la piel de Emilia, una mujer muy culta, pero con poca paciencia y autocrítica, a la que sus vecinos «cromañones» consiguen sacar de quicio. La intérprete habla sobre la obra y reflexiona sobre las diferencias reales entre la clase burguesa y la obrera hoy en día.

¿Cree que hoy en día se siguen acentuando las desavenencias entre las clases, tal y como se plantea en 'Invencible'?

Absolutamente. Yo creo que el mayor racismo no es el de color, sino el de las clases sociales. Creo que esto se ve de forma bastante clara hoy en día. La gente tiene muy claro que no se puede ser racista y los que no son unos desgraciados, pero sin embargo tenemos bastante interiorizado y mecanizado el hecho de que no nos juntamos con una clase social que consideras inferior a ti. Es inherente al ser humano y se ve en pequeñas acciones. Por ejemplo, si yo me voy a pasar un fin de semana a Avilés con unos amigos, me rodeo de gente que piense como yo, que le guste leer, el cine...

¿Se plantea una reflexión global en la obra?

Al final, lo que quiere resaltar la función es que lo que importa, por encima de todo, es que alguien sea buena o mala persona. Hay gente inculta y poco preparada, pero de repente te das cuenta de que tienen una educación, unos valores y una moral que no tiene necesariamente alguien que estudia una carrera. Es todo tan relativo... La bondad no acompaña al nivel cultural que tenga una persona, para nada. Realmente 'Invencible' hace que salgas con muchas preguntas y muchas cuestiones para debatir después mientras tomas un café con tus amigos, además de que el público se muere de risa en cada pase.

¿Han realizado muchos cambios respecto al texto y el planteamiento original?

Mi personaje, Emilia, en las funciones de Londres no sonreía nunca, era una mujer muy amargada que metía miedo. Aquí se mantiene ese carácter imposible, quejica y rígido, pero le dimos una vuelta pensando en que sería más divertido que se riese y que intentase ser simpática, aunque a la pobre no le sale (risas). En mi opinión, siempre tiene mucho más valor darle un corte a alguien con una sonrisa en la cara. Con todas estas dobleces, Emilia es un personaje al que le he cogido muchísimo cariño. Además, a mitad de la representación el público descubre que le ha sucedido algo muy grave en su pasado.

Llama la atención que tanto ella como su pareja son personas muy liberales, cultas, de izquierdas y, sin embargo, reproducen el clasicismo.

Sí, es gente súper liberal, leen muchísimo, escuchan a Mozart y demás, pero de repente los otros llegan y sólo saben hablar de fútbol, de tetas, de «mira a mi mujer qué buena está», lo que les descoloca por completo. Ni siquiera se trasladan a un barrio humilde por necesidad, sino porque quieren que sus hijos crezcan en un ambiente de personas 'reales' y no en una burbuja. Ellos hacen el esfuerzo de establecer un vínculo de cordialidad con sus vecinos, pero se encuentran a dos cromañones. A partir de ahí imagínate las cosas que salen y pasan... Son tan diferentes que es muy difícil la concordia.

¿Entonces la gente se va a posicionar en una de las dos partes o van a entender posiciones de ambas?

Por lo que ya hemos podido comprobar con el 'feedback' del público, los espectadores por lo general entienden a ambas partes sin llegar a posicionarse claramente a favor de una de ellas, es un constante ir y venir. Ahí está la complejidad de los planteamientos de 'Invencible'.

¿Se ha inspirado en alguna persona que conozca para interpretar a Emilia?

En nadie concreto. Pero sí es cierto que como actriz, cuando cojo un texto, especialmente uno tan bien escrito como este, me lo estudio e inconscientemente en ese momento entran a jugar todas las experiencias de mi vida. He conocido a muchos 'emilios' y también a muchos 'vecinos'. (Daniel) Veronese le aporta las dosis necesarias de sentido común y nos dirige a la perfección.

El proyecto también tiene el aval de haber sido seleccionado por usted, vista su reconocida trayectoria. ¿Se ha vuelto más selectiva a la hora de escoger trabajos?

Claro, especialmente en el caso de las obras de teatro, que supone embarcarse en una gira más o menos extensa. Hoy en día valoro mucho rodearme de compañeros con los que sepa que voy a estar a gusto y con los que voy a disfrutar. En este caso, que la dirigiese Veronese también fue importante. 'Invencible' ha sido una experiencia indescriptible, hemos sido felices durante el proceso de creación y ahora en la gira.

¿Algún proyecto más para 2017?

De momento con esta función estaremos hasta Semana Santa. Estoy a la espera del estreno de 'Abracadabra', que la grabamos el año pasado, y tengo previsto participar en otra película a lo largo de este año.