El Comercio
Conferencia celebrada ayer en La Luz.
Conferencia celebrada ayer en La Luz. / PATRICIA BREGÓN

Microbios a raya en la cocina

  • El especialista Félix Martín derriba en La Luz algunos mitos asociados a la manipulación de alimentos

Félix Martín, profesional especialista en higiene alimentaria, ofreció ayer una didáctica conferencia bajo el atrayente título 'Mitos y verdades de la seguridad alimentaria' en la biblioteca de La Luz. Como el propio Martín explicaba antes de comenzar su intervención, las experiencias recabadas para elaborar su discurso corresponden sobre todo a trabajadores de cocina, aunque «popularmente también hay muchas creencias erróneas».

El especialista identifica de esta manera las dos imprudencias más repetidas a la hora de manipular los alimentos, tanto por expertos como por las personas en sus casas. «Se tiende a confundir los conceptos de 'calidad' o 'frescura' con el de 'seguridad'; que te vendan una carne o un pescado fresquísimo puede ser estupendo desde el punto de vista gastronómico, pero no desde la salubridad», explica.

Según los apuntes de Martín, es «totalmente imposible» que en cualquier mercado o tienda de alimentación se garantice al 100% que un producto fresco no esté contaminado. En este punto sí que se debe aplicar la creencia generalizada de someter a calor la materia en cuestión. «Las altas temperaturas, digamos de 70 a 100ºC como mínimo, sí que son una garantía a la hora de eliminar los microorganismos patógenos», reconoce. El frío, pese a no ser tan efectivo, consigue mantener a raya estos microbios y evitar que se reproduzcan.

El segundo mito o falsa creencia más repetido es el de atribuir al clima cálido del verano la proliferación de toxiinfecciones. «Un alimento que por su naturaleza pida estar a una temperatura de 4ºC debe encontrarse en tal estado siempre en un frigorífico e independientemente de la temperatura exterior», advierte el experto. «Está bien que en verano se extremen las precauciones, pero en invierno estas amenazas son igualmente peligrosas», continúa. Martín no duda a la hora de atribuir «la totalidad» de la culpa de estas infecciones a la acción humana.

«Por mucho que hiervas correctamente un ingrediente, si después cortas otro sobre la misma tabla de cocina ya contaminada y no lo sometes a ningún proceso de desinfección más, ya tienes el microbio en el plato», ejemplifica. Por este motivo, ayer hizo un llamamiento a todos los cocineros tanto profesionales como amateurs con el objetivo de contribuir a la conciencia colectiva para que se extremen las precauciones en la cocina con tal de prevenir peligrosas enfermedades.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate