video

Los agentes Antonio García y Gloria Rodríguez, con la madre en el hospital San Agustín. / POLICÍA NACIONAL

«Que sale, que sale, decía la madre. Y salió. Pero al final hubo un final feliz»

  • Dos agentes de la Policía Nacional asistieron a una mujer que dio a luz frente a la Comisaría tras sufrir un accidente el coche que la trasladaba al Hospital San Agustín

Una mujer ha dado a luz esta mañana a las puertas la Comisaría de la Policía Nacional de Avilés, después de que el coche en el que se trasladaba al Hospital a San Agustín para el parto tuviese un accidente en el entronque de la calle Río San Martín con Jiménez Díaz.

Un agente de Seguridad Ciudadana, Antonio García Jiménez, se acercó para atender a los ocupantes hasta la llegada de la Policía Local, que es el cuerpo que ostenta competencias en materia de tráfico, y fue cuando se encontró con la parturienta que, atascada dentro del coche, parecía a punto de dar a luz. No pudo ni trasladarla al asiento de atrás. En el mismo asiento del copiloto y con la ayuda de la agente Gloria Rodríguez Castellano, que hizo las veces de matrona, el niño vino al mundo. «La madre decía, que sale, que sale. Y yo la intentaba tranquilizar, que no, mujer, que no sale. Y salió. Pero vino pronto la ambulancia que fue la que realmente sacó al bebé. Al final hubo un final feliz» señalaba la agente.

La ambulancia llegó cuando la cabeza del bebé estaba fuera. El médico que llegó en un segundo vehículo, una UVI móvil, solo tuvo que cortar el cordón umbilical. Madre e hijo fueron trasladados inmediatamente al Hospital San Agustín, donde descansan ahora.

Temas