El Comercio
Las obras comenzaron ayer martes.
Las obras comenzaron ayer martes. / MARIETA

El puerto levanta por cuarta vez una duna para proteger Zeluán del mar

  • La última desapareció en los temporales registrados a principios de mes y los vecinos auguran que esta tampoco aguantará

El puerto vuelve a levantar un talud de arena a modo de duna a lo largo de la playa de Zeluán con el fin de evitar que, como sucede en fuertes temporales, el agua del mar entre en el pueblo o conseguir al menos que entre menos. Es la cuarta vez que lo hace, después de que en las tres anteriores se lo llevase el mar. La última fue a principios de este mes, si bien en esta ocasión cumplió en parte su objetivo, ya que la inundación fue mucho menor que en años anteriores.

Los vecinos tachan la duna de 'parche' y, en tono jocoso, se aventuran a pronosticar cuánto durará. «A finales de mes la altura de la marea volverá a superar los cuatro metros y si hay temporal no aguantará. Lo que no es broma es que se invierte un dinero que al final se va a llevar el mar», aseguraba ayer un portavoz de la asociación vecinal.

La entidad lleva años reclamando que se drague un talud de arena que sirve de rampa y facilita que entre el agua del mar. El puerto, por su parte, mantiene que el Principado no lo autoriza, por lo que la duna es la única opción a su alcance. La obra se enmarca en los trabajos de limpieza y mantenimiento que anualmente lleva a cabo en el espacio declarado monumento natural protegido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate