Carlos Galán.
Carlos Galán. / LVA

La contratación del director del Conservatorio se vio ayer en el juzgado

  • El sindicato USIPA pone de relieve la irregularidad de una contratación directa de un profesor para en 24 horas nombrarle director

La contratación directa de Carlos Galán como profesor del Conservatorio Julián Orbón de Avilés decidida por la concejalía de Educación del Ayuntamiento llegó ayer al Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 de Oviedo como consecuencia de la demanda interpuesta por el sindicato Usipa, que fue el que denunció los hechos.

A juicio de ese sindicato, la contratación de Carlos Galán en comisión de servicio fue dirigida desde el Ayuntamiento de forma premeditada para a continuación nombrarle director en sustitución de Raquel García, cuyo nombramiento fue declarado nulo judicialmente por errores en la convocatoria del concurso oposición que ella había ganado. En base a ello el sindicato decidió presentar la demanda que fue vista ayer en sede judicial.

Por parte del Ayuntamiento, el letrado Fernando Herrero negó que el Ayuntamiento dispusiese de bolsas de empleo para no tener que recurrir a contrataciones directas y además fuera de la región, como fue este caso. La anterior directora fue llamada a declarar como testigo y contradijo al abogado consistorial, al asegurar que esas bolsas de contratación sí existen.

El abogado de Usipa remarcó además que la verdadera intención de la contratación de Carlos Galán como profesor, en comisión de servicio, quedó al descubierto sólo veinticuatro horas después, cuando fue nombrado director del Conservatorio por la concejalía de Educación sin ni siquiera haber consultado con la anterior dirección, que seguía ocupando su cargo

Precisamente ese nombramiento como director fue declarado nulo el pasado mes de febrero por el Juzgado de lo Contencioso número 1 de Oviedo, al estimar, de nuevo ante una demanda del sindicato Usipa, que no se habían observado las exigencias mínimas para este tipo de nombramientos. En este caso se había hecho de forma directa. Este varapalo judicial obligó a la concejalía a redactar unas nuevas bases para convocar la plaza, que iban a ser presentadas en el día de ayer.

El Conservatorio tiene abiertos varios frentes en este momento, siendo uno de los más destacados el que tiene que ver con la cualificación de cuatro profesores, que estarían impartiendo algunas asignaturas para las que no estarían academicamente autorizados.