IU y Somos lamentan la deriva del Niemeyer y piden impulsar la programación

  • «El centro se ha convertido en otra casa de cultura y nos preocupa la actitud oscurantista del patronato», critica IU

El importante bajón tanto de recaudación como, sobre todo, de espectadores, de los espectáculos del Centro Niemeyer, que llegó el año pasado al 9,5% y al 22,7% respectivamente, no ha sorprendido a los grupos municipales de izquierdas. «El centro va como los cangrejos, hacia atrás», critica el portavoz de Izquierda Unida, Alejandro Cueli, que considera que las actividades han ido «a menos» a lo largo de los últimos años y que la pérdida de público no es más que la consecuencia de una menor calidad en la programación.

«Se ha convertido en otra casa de cultura», señala Cueli, que cree que parte de la culpa de que las cosas sean así es la merma del dinero que se invierte en la contratación de los distintos espectáculos, desde los conciertos a las actuaciones teatrales pasando por las exposiciones. «No hay tanto dinero porque estamos pagando el pufo de los anteriores gestores», denuncia el portavoz municipal de IU, que anunció ayer que solicitará una reunión con el director del Centro Cultural, Carlos Cuadros, para hablar «de la deriva que está tomando el Niemeyer» y cuáles son sus planes para el futuro más inmediato.

Por otra parte, Cueli también aprovechó para criticar «la actitud oscurantista» de la Fundación Niemeyer, que no da habitualmente publicidad a las reuniones de su patronato. El encuentro de anteayer fue una de las excepciones, pero sólo hubo constancia de ella una vez que ya se había producido, gracias a un comunicado escrito. «No es lo prometido ni lo que deseamos, y nos preocupa esta actitud», dice.

Desde Somos, el concejal Xune Elipe va en la misma línea, al considerar que el descenso de espectadores e ingresos del año pasado «es el resultado esperado del declive que sufre el Niemeyer desde hace años», y que también relaciona con el caso que está próximo a juzgarse en el que están acusados el exdirector general del centro cultural, Natalio Grueso, y varios de sus colaboradores.

«Iba a ser un centro cultural internacional, pero no compite a ese nivel», expresa Elipe, que también quiso dejar claro ayer que «no estamos en contra del Niemeyer, pero sí contra la manera del patronato de concebir su gestión». El edil de la formación morada exige también que se publiquen las cuentas en la página web del complejo cultural, «y que se publiquen todas, no sólo los movimientos a partir de cierta cantidad».

Otros grupos, como el Partido Popular o Ciudadanos, han sido menos duros. El portavoz del PP, Carlos Rodríguez de la Torre, miembro además del patronato, defiende que la bajada de espectadores es consecuencia del cambio en el sistema de contabilizarlos. «Estamos en proceso de que las cifras sean lo más reales posible», aseguró. Mientras, la concejala de Ciudadanos, Carmen Soberón, se manifestó sorprendida por los números, ya que considera que las actividades programadas durante el año pasado «parecía que habían tenido buena respuesta». Ambos consideran que el Niemeyer «es un proyecto que hay que cuidar».