El Comercio
Luis Miguel García Becerril y José Luis García Arias.
Luis Miguel García Becerril y José Luis García Arias. / MARIETA

El juzgado ratifica la destitución de José Luis Arias en el grupo Melca

  • La sentencia confirma la validez de la junta de accionistas de Cartera de Inversiones del pasado mes de mayo

El cese de José Luis García Arias como administrador de Cartera de Inversiones Melca fue legal. Es el resumen de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil Número 3 con sede en Gijón que confirma la validez de la junta general de accionistas celebrada el pasado 6 de mayo en una notaría. La decisión puede ser recurrida y condena en costas al que fuera fundador del grupo empresarial avilesino.

La argumentación de la sentencia certifica las decisiones de esa junta que, en principio, se había convocado con el fin de repartir dividendos por valor de 2,7 millones de euros.

En la sentencia se indica que ese compromiso se había alcanzado en abril del pasado año, solicitando Elena García Becerril, que se recogiese en un a junta general en una notaría. Ese encuentro se celebró el seis de mayo del pasado año y acudieron todos los accionistas del grupo Melca: José Luis García Arias, fundador, su esposa Isabel Becerril, y sus hijos, Elena, Luis Miguel y Daniel García. En el encuentro, Elena García Becerril, cuya representación legal, al igual que la de su madre y su hermano Daniel es asumida por el despacho Garrigues, planteó el cambio de presidencia del grupo. Posteriormente, se solicitó la presencia de un abogado, lo que provocó que primero Luis Miguel y, después, José Luis García Arias se marchasen asegurando que se sentían «engañados».

No obstante, el juez señala que la junta se había convocado de forma legal, en presencia de un notario y seguía siendo plenamente legal a pesar de la ausencia de dos accionistas. Además, recuerda a García Arias su experiencia en la administración de empresas y haber utilizado medidas similares para cesar a otros administradores en el pasado. También admite el argumento de Elena García de haber utilizado este sistema porque ni José Luis García ni Luis Miguel García hubiesen aceptado una convocatoria del orden del día planteando su cese.

Asimismo, se da validez a los argumentos para el cese del empresario, señalando que Cartera de Inversiones Melca había ganado 2,5 millones de euros en 2014, perdido 7,4 millones en 2015 y a mediados de 2016 superaba los diez millones en números rojos. En esa circunstancia, asume razonable un cambio en la gestión. De igual manera rechaza el argumento de García Arias que atribuye la decisión a los apuros económicos de su hija, afirmando que, si fuese cierto, no sería lógico que rechazase un reparto de dividendos de 2,7 millones de euros.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate