Subsidios para parados y familias monoparentales

Las oficinas de la Fundación San Martín.
Las oficinas de la Fundación San Martín. / MARIETA

Las ayudas estatales al alquiler de vivienda se convocaron el año pasado, y como viendo siento la tónica habitual, dos meses antes que las municipales. Esta circunstancia junto con la cuantía que concede, hasta doscientos euros frente a los 150 de las locales, las hace más atractivas para los solicitantes, que han de elegir a cuál concurrir, puesto que son incompatibles.

Los requisitos, con algunas salvedades, son similares, teniendo siempre en el punto de mira a los colectivos más desfavorecidos. En el caso del Ayuntamiento, las ayudas se dirigen a familias monoparentales, mujeres víctimas de violencia de género, a desempleados inscritos en el Servicio Público de Empleo, a pensionistas y a jóvenes que comparten vivienda. Y no se pueden recibir ayudas si se vive en viviendas arrendadas propiedad de cualquier organismo oficial o de promoción pública. El alquiler tiene que ser inferior a cuatrocientos euros y no se subvencionan subarriendos, locales usados como viviendas o habitaciones.

Para las ayudas estatales gestionadas por el Principado no es prioritario que el solicitante se enmarque en uno de los perfiles descritos en las bases municipales, que sí será determinantes en caso de empate. El baremo se rige por los ingresos de la vivienda en función del número de moradores y, en caso de empate, tienen preferencia las víctimas de desahucios por ejecuciones hipotecarias, mujeres víctimas de violencia de género, discapacitados, familias monoparentales, las numerosas y las víctimas de terrorismo. Además, el alquiler de la residencia no puede superar los quinientos euros.

Sobre las próximas convocatorias, las del año en curso, apenas se tienen datos concretos sobre lo que corresponderá a Asturias. El pasado Consejo de Ministros aprobó la semana pasada una partida de 461,6 millones de euros en ayudas a la vivienda, de los que 321,6 millones será para el alquiler y la rehabilitación y renovación y 140 para la subsidiación de préstamos vinculados a la vivienda.