Elena y Daniel García Becerril acceden a la sede del grupo Melca el pasado 25  de julio para una junta de accionistas.
Elena y Daniel García Becerril acceden a la sede del grupo Melca el pasado 25 de julio para una junta de accionistas. / MARIETA

Los actuales gestores del Grupo Melca confían en reorganizar su actividad

  • José Luis García Arias estudia si recurre la sentencia que confirma su cese como administrador de Cartera de Inversiones

La sentencia del Juzgado de lo Mercantil Número 3 de Gijón que confirma la destitución de José Luis García Arias como administrador de Cartera de Inversiones Melca concede a los actuales gestores un margen para culminar el proceso de reorganización del grupo iniciado el pasado año en medio de un conflicto que ha dividido a la familia García Becerril en dos grupos hoy por hoy irreconciliables. Por un parte, Isabel Becerril y sus dos hijos, Elena y Daniel García, titulares del 53,76% del capital social de Cartera de Inversiones, y, por otra parte, José Luis García Arias y su hijo Luis Miguel García Becerril, al frente del 46,24% restante.

La sentencia del Juzgado de Lo Mercantil no cierra la vía judicial, pero concede un margen de tranquilidad para los gestores que afrontan la tarea de reorganizar las diferentes actividades del grupo, que genera cerca de un centenar de empleos directos. Los sindicatos consultados por este diario confirman que las compañías industriales vienen recibiendo carga de trabajo y, en la actualidad, no existen retrasos en el pago de las nóminas.

El frente judicial seguirá abierto por dos razones. Por una parte, se encuentra la posibilidad de José Luis García Arias de recurrir una sentencia que desestimó todos sus planteamientos y, además, le obligó a pagar las costas. El empresario confirmó ayer que estudiaría la sentencia antes de tomar una decisión sobre si presenta o no el recurso.

Además, existe un segundo proceso judicial que se celebrará el próximo abril en el Juzgado de Lo Mercantil Número 3 de Gijón. El proceso fue iniciado por José Luis García Arias y en él pide la nulidad de la junta general que, el 25 de julio de 2016, se convocó a instancias de la Registradora Mercantil ante la imposibilidad de nombrar a un administrador. Los estatutos de la sociedad fijan una mayoría cualificada y la falta de acuerdo entre los dos bloques frustraba cualquier designación.

Juicio sobre la disolución

En esa situación, la única salida era la disolución de la matriz del grupo Melca, ya que desde 2012 Cartera de Inversiones Melca agrupaba las acciones de todas las compañías del grupo, designando a Daniel García Becerril como liquidador de la sociedad.

El planteamiento que han defendido los gestores es que este proceso debe permitir la reorganización del grupo que, en julio de 2016, presentaba unas pérdidas de 10,6 millones de euros, en números redondos. Y es que como sociedad tenedora de todas las acciones del grupo, la disolución de Cartera de Inversiones Melca no debe afectar a la continuidad de las diferentes empresas. En la actualidad, tan sólo cuenta con tres puestos de trabajo y los actuales gestores aseguran que no existe voluntad de despedirlos, sino de mantener esos empleos en la nueva etapa del grupo empresarial fundado por José Luis García Arias en 1972.

Esos son los dos grandes juicios que permitirán cerrar la crisis abierta en el grupo Melca. Además, existen otras causas como pueden ser los despidos de las sobrinas de José Luis García Arias de sus puestos de trabajo en el Hotel Silken Villa de Avilés que, con independencia de su repercusión para las afectadas, no afectarán a la situación general del grupo en un cambio de gestión que está siendo traumático.