Apoyo para un futuro más despejado

Los alumnos del Virgen de las Mareas que participan en el programa de apoyo escolar con la coordinadora, Carlota Fernández.
Los alumnos del Virgen de las Mareas que participan en el programa de apoyo escolar con la coordinadora, Carlota Fernández. / MARIETA
  • Secretariado Gitano trabaja en ayuda escolar y habilidades sociales con doce estudiantes de Primaria y Secundaria

Avilés ha sido durante décadas un referente en el trabajo en la integración de las personas de etnia gitana con su programa para el acceso a la vivienda y con el trabajo en materia de escolarización infantil y acompañamiento laboral. En ese recorrido los Servicios Sociales han contado con el apoyo de otras administraciones y también entidades como Secretariado Gitano. Uno de los aspectos en los que se incide de forma especial en los últimos años es el de la educación, clave para garantizar la integración también en el futuro.

Con el 100% de escolarización y una tasa de absentismo que va bajando, el programa Promociona, de refuerzo escolar y habilidades sociales, está contribuyendo a mejorar los resultados académicos entre los niños y jóvenes de etnia gitana que estudian en la ciudad. Este curso, Carlota Fernández, la responsable del programa, trabaja con doce niños y adolescentes del Colegio Virgen de las Mareas y los institutos Carreño Miranda y Menéndez Pidal.

Los primeros, son alumnos de quinto y sexto de Primaria y durante tres horas a la semana lleva a cabo tareas de apoyo escolar en el propio colegio. Durante ese tiempo, realizan sus deberes, repasan o estudian el contenido de próximos exámenes... y también participan en talleres o hacen salidas socioeducativas. «El trabajo está completamente coordinado con el centro educativo con el que nos reunimos periódicamente para ir estableciendo el refuerzo que podemos hacer con cada uno de los alumnos para tratar de alcanzar los objetivos curriculares», explica Carlota Fernández.

Ese trabajo se extiende a las familias en donde se trata de incidir en la necesidad de que los hijos lleven a cabo las tareas escolares. «Es algo complejo, porque algunas de las familias no existen esos hábitos ya que no los vivieron y su distancia con el mundo escolar es total, no pueden apoyar a los hijos en la realización de sus tareas escolares», asegura la coordinadora del programa. En todo caso, los resultados de años de trabajo en este campo son positivos y, según señala, «lo que vemos es una clara mejoría en los resultados académicos en todos los casos con los que trabajamos».

Secretariado Gitano mantiene un convenio con el Colegio Virgen de las Mareas para llevar a cabo esta labor de apoyo escolar y también lo tiene con el Instituto Carreño Miranda. En el primero se efectúa el trabajo en el propio colegio después de que los niños comen en el centro y participan cinco escolares. En el caso de los adolescentes, el planteamiento es distinto. En el programa participan siete no sólo del Carreño Miranda sino que también alguno del Menéndez Pidal.

Diferencias en Secundaria

Con los estudiantes de Secundaria el apoyo es mayor, seis horas a la semana, de las que cuatro se destinan a actividades académicas y las otras dos, las de los viernes, a actividades que permitan a los jóvenes conocer los recursos de la ciudad, el ocio saludable, relacionarse con otros jóvenes de su edad... Por ejemplo, en las últimas semanas trabajaron un proyecto sobre el 8 de Marzo o visitaron el Patio de Juventud para conocer las posibilidades que les ofrece. «El salto de Primaria a Secundaria es fuerte y muchos no pueden pasar de curso, por eso nuestro trabajo es apoyarles en la tarea escolar, pero también en otros aspectos sociales».

No es lo mismo el trabajo con un niño que con un joven, que en muchos casos ya está pensando en finalizar la ESO y no continuar estudiando. «Muchas veces hago de abogada del diablo y que reciban un baño de realidad, como todos los jóvenes no miran más allá del día a día y ponen excusas tontas para no realizar las tareas y creen que no pasará nada si no continúan formándose», apunta Carlota Fernández sobre un apoyo que va más allá del académico y que trata de que estos estudiantes sigan adelante y se formen en una profesión que les pueda garantizar cierta estabilidad futura. Según su experiencia, «cada vez son más quienes quieren seguir estudiando y sobre todo las chicas, que están dando mucha guerra porque esa formación es una forma de liberación».

Cambios generacionales

La realidad de la etnia gitana en Avilés ha cambiado en los últimos años mucho. De los abuelos o bisabuelos que vivían en los asentamientos chabolistas se ha pasado a jóvenes que ya han nacido en una vivienda 'normalizada' y han ido al colegio desde Educación Infantil. Carlota Fernández es el termómetro de lo que viven, con ella hablan de lo que sienten. «Se encuentran a camino de dos mundos entre la tradición y la modernidad, es un choque cultural», afirma. Y lo viven en todos los aspectos de su día a día, incluido en los centros educativos en donde la sensibilidad en materia de inclusión social es muy importante a la hora de poder evitar problemas de exclusión o racismo, «y por desgracia, no todos tienen la misma sensibilidad».

Secretariado Gitano lleva años desarrollando el programa Promociona. Los estudiantes que participan en él son seleccionados en gran medida por los centros educativos, pero otros llegan directamente de las familias, «hay sobre todo madres que participaron en su día en este programa y quieren que ahora sus hijos lo hagan porque saben que es importante para ellos».

La labor en refuerzo educativo, laboral y social de Secretariado Gitano se completa con otros programas. Recientemente la entidad firmó un convenio con la asociación de empresarios de la ría para llevar a cabo acciones formativas y laborales dentro del programa ACCEDER de formación a la carta. El año pasado se llevaron a cabo diez acciones formativas por las que pasaron 244 personas, de las que 42 fueron contratadas en algún momento del programa con una duración media del contrato de 132 días.

En materia educativa también se llevaron a cabo el año pasado, en coordinación con el equipo territorial de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, acciones de apoyo escolar en Corvera, Castrillón, Pravia, Soto del Barco y Muros de Nalón y en Avilés con alumnado del Carreño Miranda, en años anteriores el programa llegó a otros institutos de Avilés como La Luz o La Magdalena. Como en otras muchas cosas, las reducciones de la financiación van dejando atrás este tipo de programas sin mirar sus resultados.

También en Luanco Secretariado Gitano lleva a cabo acciones formativas, en este caso con la colaboración del Ayuntamiento y destinado a personas adultas y al alumnado del IES Cristo del Socorro. No obstante, dentro del plan de intervención social que esta organización desarrolla en el Área Socio-Sanitaria III, también se incluyen acciones relacionadas con vivienda y salud con un total de 84 familias compuestas por 279 personas.