El Comercio
Interviniendo en un accidente en la arteria del puerto durante el pasado año.
Interviniendo en un accidente en la arteria del puerto durante el pasado año. / MARIETA

Las multas de la Policía Local crecen un 30% en 2016 y las de la zona azul se reducen

  • Durante el pasado año se tramitaron 36.057 multas, de las que 27.905 corresponden a la aplicación de la ORA

La Policía Local incrementó su labor sancionadora en materia de tráfico en un 30,78% durante el pasado año, en el que puso 8.152

multas por diferentes infracciones, 1.919 más que en 2015, según los datos de la memoria de la Policía Local de Avilés. En total, se impusieron 36.057 sanciones en la ciudad si se suman las de la zona azul.

El principal motivo de denuncia es la aplicación de la Ordenanza de Regulación de Aparcamientos (ORA) o zona azul. Las 27.905 multas puestas por sus controladores representan el 77,39% del total de las sanciones. El cumplimiento de la normativa de la zona azul parece que aumenta. Así lo refleja el hecho de que hayan bajado un 3,70% este tipo de sanciones, pasando de las 28.979 de 2015 a las 27.905 del año pasado.

De ahí que el crecimiento en el número de sanciones se deba, fundamentalmente, al incremento en la actividad de la Policía Local. Lo cierto es que en los últimos cinco años la evolución del número de denuncias ofrece un comportamiento irregular. En 2014 y 2015 se habían mantenido en un mismo nivel con 6.122 y 6.233, después de descender de las 9.356 de 2013. Esta cifra contrasta con las 4.980 denuncias de 2014.

En cambio, la actividad de los controladores de la zona azul ha sido más estable. Entre 2011 y 13 se mantuvieron en las 25.000 sanciones, para descender en 2014 hasta las 22.780. Posteriormente, en 2015 se registró un aumento hasta las 28.979 denuncias para descender en el pasado ejercicio.

La mayor parte de estas denuncias no fueron tramitadas. En el 86,20% de los casos (15.681 multas), los afectados recurrieron a la posibilidad del pago de la sanción en las tres horas posteriores, evitando la apertura del proceso sancionador.

Además, en 1.219 ocasiones existían deficiencias en la denuncia, por lo que no se podían tramitar. Junto a ello se producen 834 casos de duplicidad con denuncias de funcionarios de la Policía Local y en 161 vehículos contaban con matrícula extranjera, con lo que no se iniciaba el expediente. Esto deja el número de multas tramitadas realmente en 9.713, el 34,81% de las puestas.

Lo cierto es que el estacionamiento es la mayor fuente de denuncias para la Policía Local. Además de las sanciones de los controladores de la zona azul, los propios funcionarios realizaron 3.554 denuncias por infracciones relacionadas con el estacionamiento: 1.304 por hacerlo en lugares prohibidos; 1.168 por dejar los vehículos en pasos de peatones, aceras o zona peatonal; 1.082 por aparcar en espacios reservados a carga y descarga, 564 por aparcar en doble fila, 213 en plazas para discapacitados y 517 por dejar los vehículos en carriles exclusivos para circulación.

Esto representa el 59,47% de las infracciones de tráfico. El resto de expedientes tiene que ver con el exceso de velocidad (897), superar la tasa de alcohol, (234), carecer del seguro obligatorio (256) o no haber superado la Inspección Técnica de Vehículos (499).

Así no es de extrañar que de los diez infracciones más denunciadas, ocho tengan que ver con motivos de estacionamiento: no poner zona azul, rebasar el tiempo, estacionar en doble fila, etcétera. Al margen de esta casuística, en este grupo aparen las sanciones por superar los límites de velocidad y circular superando los límites de alcohol.

A lo largo del pasado año se produce un incremento en el número de denuncias remitidas ante la Jefatura Provincial de Tráfico como temas como no haber pasado la ITV, carecer de seguro o circular sin el número reglamentario de espejos retrovisores. En total, se remitieron 1.011 denuncias, un aumento de 185 respecto a las 826 de 2015. Esta cifra rompe la tendencia registrada entre 2010 y 2015, con un número de denuncias remitidas por debajo del millar, lo contrario a lo que había sucedido entre 2005 y 2009.

Peligro, La Cámara

La calle de La Cámara, con 2.444 denuncias, es el escenario del mayor número de infracciones y que alcanzan el 7,39% del total. Lógicamente, las vías con más circulación son el principal escenario de infracciones, pero las diferencias son significativas.

Así, después de la calle de La Cámara, es José Cueto con el 5,71% de las infracciones la que registra un mayor número de sanciones. En tercer lugar, se encuentra Fernández Balsera, con el 4,87%. No aparecen en esa referencia calles como la avenida de Los Telares, avenida de Lugo, Leopoldo Alas o Río San Martín, principales vías de entrada a la ciudad.

Además, La Cámara encabeza la relación de las diez calles donde se pusieron más cepos a vehículos estacionados irregularmente, en concreto 29, lo que representa el 6,95% de los 417 puestos en el año.

También se encuentra en un lugar destacado en las vías donde se retiraron más vehículos por la grúa, con 35 intervenciones, el 3,03% de las 1.156 actuaciones del año, muy cerca del Hospital Universitario San Agustín, con 37 casos, y lejos de la calle José Cueto que, con 45 intervenciones, el 3,89% del total, lidera esta clasificación.

A esto se suman las 81 suspensiones del pasado año, es decir las ocasiones en las que la grúa no termina de retirar el vehículo infractor, pero había iniciado el proceso. Con cuatro actuaciones, La Cámara se encuentra en el cuarto lugar con un peso en el total del 4,93% Este conjunto lo lidera el Hospital San Agustín con nueve intervenciones, el 11,11%, seguido por Fernández Balsera, con seis y Fernando Morán con cinco. Con todo, una mirada global a las actuaciones muestra la calle de La Cámara como uno de los espacios más complejos para el tráfico en la ciudad. La calle de La Cámara también es el lugar donde se registraron el pasado año un mayor número de accidentes: veintiuno, uno más que en la avenida de Gijón, la plaza de los Oficios y la avenida de Conde de Guadalhorce

La actividad relacionada con el tráfico aborda muchos más campos, como es la vigilancia de los vehículos abandonados. A lo largo del pasado año se controlaron 44. La cifra representa un incremento respecto a los 31 de 2015, pero lejos a la actividad de hace diez años. En 2006 se alcanzó la cifra de 270.

La mayor parte de los vehículos abandonados (23, el 52,27%) fueron retirados por la grúa y hubo tres casos donde el titular intervino después de ser notificado. El pasado año, se cerró con 18 vehículos (el 40,90%) donde la Policía Local realiza diferentes trámites antes de retirarlos de la vía pública.

627 siniestros

La Policía Local registró el pasado año 627 siniestros. No representa el número de accidentes producidos en la ciudad, sino aquellos sucesos en los que fue necesaria la intervención de funcionarios bien para instruir un atestado (sucedió en quince ocasiones), realizar informes, como pasó en cuatrocientas ocasiones o realizar diligencias preventivas, lo que sucedió en 176 ocasiones. En total, estos sucesos se saldaron con 285 personas heridas frente a las 315 del pasado año.

El dato positivo es que se mantiene la tendencia descendente iniciada en 2009. Ese año, se rompió el incremento que se venía registrándose desde 2005 y que en 2008 alcanzó los 988 accidentes. Desde entonces, cada ejercicio se ha cerrado con una reducción. El pasado año fue de 35 al pasar de los 662 de 2015 a los 627 de 2016.

El mayor número de accidentes correspondió a colisiones, con 380, lo que equivale al 60,60%. A continuación se encuentran los alcances, con 73 sucesos, el 11,64%. La Policía Local también intervino en 45 atropellos y cuarenta salidas de vías de vehículos. También acudieron para atender siete caídas.

La Policía Local también se encarga de realizar pruebas de alcoholemia en la ciudad. En total, se realizaron 1.963, la mayor parte de ellas de carácter preventivo: 1.477. En estas, sólo aparecieron 72, el 4,87% de las realizas. También realizaron 340 pruebas en caso de accidente, con cincuenta positivos. La repercusión del alcohol en la conducción se evidencia en las 142 pruebas hechas en el caso de conductores que habían cometido infracciones graves. En este grupo, el 89,44% (127 casos) dio positivo.

El mayor número de pruebas se hizo a varones, con 1.690 de las 1.963 pruebas, dando positivo en el 13,14% de los casos y ocho negativas (el 0,47%). Respecto a las 269 mujeres que realizaron la prueba, sólo hubo 26 positivos, el 9,66% de los casos y una única negativa (el 0,37%). La distribución de los positivos a lo largo del año es irregular. El mayor número se registró en octubre, con 35. En cambio diciembre sumó 27 y enero diecinueve, cuando las fiestas navideñas hacen pensar en más positivos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate