Las ocho nietas de Gloria Fuertes

El Centro de Servicios se llenó para celebrar el Día Mundial de la Poesía.
El Centro de Servicios se llenó para celebrar el Día Mundial de la Poesía. / PATRICIA BREGÓN
  • La filóloga Alba González y alumnos del Nº 5 ponen voz a los versos de poetas contemporáneas en el Día de la Poesía

Los versos de Olga Novo, Miriam Reyes, Carmen Camacho, Erika Martínez, Sofía Castañón, Elena Medel, Laura Casielles, Luna Miguel, Concha Méndez, Emily Dickinson, Loreto Sesma e Inaciu Galán, proyectados por alumnos de primero de Bachillerato del Instituto de Educación Secundaria Número 5 y participantes del Club de Lectura municipal, sirvieron para reivindicar ayer el papel de las poetas en el Día Mundial de la Poesía, en un acto en el Centro de Servicios Universitarios que la concejalía de Igualdad enmarcó en la celebración del Día Internacional de la Mujer. La inclusión de un poema de Galán, profesor del centro educativo, sirvió para demostrar «que la poesía es también capaz de borrar la cuestión de género» .

Eso quizás ahora y según la visión optimista de los estudiantes de instituto porque la filóloga Alba González, que ofreció una conferencia sobre 'Algunas nietas de Gloria Fuertes' recordó que la literatura fue «durante mucho tiempo un coto vedado, y problemático a veces, para la mujer». El «ejemplo perfecto de la invisibilidad de las autoras escritoras en el siglo XX» fue Gloria Fuertes, que sufrió «la doble injusticia» de la falta de consideración de su obra infantil, «considerada un demérito», y la falta de reconocimiento de su trabajo para adultos.

A principios del siglo XX, «había escritoras, pero tenían que vencer el prejuicio fundamental de que las mujeres no éramos los suficientemente capaces de la creatividad y del pensamiento elevado». De hecho, «la obra de las escritoras que sí llegaban tendía a considerarse menor», lo que enlazó directamente con el término de poetisa. «Que léxicamente puede parecer el femenino de poeta, pero que desde su origen trata de menospreciar a las autoras, dando por descontado que una mujer va a cantar a las florecillas, y a los pajaritos, a las nubes y al sol, y no va a ser capaz de un poema épico o de obras de altura». «Obviamente no estamos en ese punto, pero quedan coletazos», advirtió.

González, en una ponencia muy académica, describió los coordenadas estéticas que confluyen en las autoras actuales, esas 'nietas' de Gloria Fuertes, en cuyos textos se percibe la historia contemporánea, la memoria personal, la identidad, los afectos, el cuerpo, el feminismo, la movilidad y el lenguaje, «un arma de conciencia, de emoción y de belleza muy importante, de transformación, quizás el único arma positivo».

Mientras en un Centro de Servicios lleno hasta la bandera se desarrollaba este acto, la Asociación de Escritores de Asturias tuvo que enfrentarse a la lluvia intermitente para concentrar a unos pocos oyentes en el recital de poesía al aire libre en la Plaza de España.