El Comercio

Fomento y Principado desbloquean los accesos del Parque Empresarial a la autovía

Estado que presentan actualmente las obras de enlace del Parque Empresarial Principado de Asturias con la autovía AI-81, paralizadas desde hace meses.
Estado que presentan actualmente las obras de enlace del Parque Empresarial Principado de Asturias con la autovía AI-81, paralizadas desde hace meses. / MARIETA
  • El Gobierno central acepta ceder el tramo del 'pinchazo' de la AI-81, más «un pequeño ramal» de conexión con la Arteria del Puerto

Las obras de conexión viaria del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) con la antigua autopista 'Y' -actual autovía AI-81- podrán reanudarse en fechas próximas. Tras muchos desencuentros, Principado y Ministerio de Fomento cerraron ayer un acuerdo que pone fin a la actual situación de bloqueo de la nueva carretera, adjudicada en 2008 y que tienen un presupuesto de 34,5 millones de euros y dos años de plazo de ejecución paralizada cuando ya se han construido dos tercios del vial, a la espera de que ambas administraciones encontrasen la fórmula de completar el tramo pendiente.

El problema era de competencias, de titularidades, de cuál de las dos se haría cargo no de la nueva carretera, sino del tramo de la antigua autopista en el que desemboca.

Finalmente el Ministerio de Fomento ha aceptado la propuesta del Principado, que asumirá el tramo comprendido entre el entorno de la pasarela peatonal que la cruza la autopista a la altura de Favila, en el límite entre los concejos de Avilés y Corvera, y la salida de autovía ya en término municipal avilesino. A eso añade ahora el Gobierno central la cesión de lo que la Consejería define como «pequeño ramal de unos ochenta metros de la N-632a -conexión con la Arteria del Puerto- en dirección a Avilés».

El acuerdo se cerró ayer en la reunión que mantuvieron en Madrid la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar, y se plasmará en un convenio a suscribir por ambas administraciones.

Es, a la postre, la postura que defendía el Principado con el añadido de ese pequeño tramo de carretera, lejos de las posiciones que mantenía el Ministerio, que condicionaba la necesaria autorización para el 'pinchazo' en la antigua autopista a que el gobierno regional asumiese en su totalidad el tramo que discurre entre Tamón y Avilés, denominado AI-81, más la carretera la Variante, la Arteria del Puerto y un tramo urbano de la N-632a.

Partidos políticos, Cámara de Comercio, Autoridad Portuaria y sindicatos consideraron entonces que tal postura obstaculizaba la conclusión de una carretera calificada como «clave» para el desarrollo económico de la comarca y también en materia medioambiental, dado que canalizará gran parte del tráfico pesado que a día de hoy circula por al avenida de Gijón y el resto del casco urbano de la ciudad.

El Ministerio de Fomento se retrotraía al protocolo firmado en febrero de 2007 entre el entonces presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, para la construcción de varias infraestructuras en Asturias. Entre ellas se incluían los enlaces del PEPA y la futura Ronda Norte, cuyas obras aún no han empezado cuando ha transcurrido una década desde que se iniciase su tramitación.

En ese acuerdo el Ministerio se comprometía a sufragar su construcción a que el Principado asumiese la titularidad de ambas carreteras y de la AI-81. En este caso, el cambio de titularidad se debe a que la distancia entre los enlaces con Trasona y el centro comercial Parque Astur y con la carretera del PEPA es inferior al mínimo que según la normativa han de guardar dos 'pinchazos' en una autopista de la red nacional de carreteras. La consejera, por su parte, aseguró que la propia normativa contempla excepciones, «pero el ministerio ha hecho una interpretación totalmente restrictiva de la ley».

Puerto y N-632

Una vez solucionado el enlace del PEPA con la antigua 'Y' quedan por resolver la construcción de la futura carretera de accesos al puerto y la rehabilitación del tramo urbano de la antigua N-632 a su paso por Avilés. En el primer caso, Castrillón ha llevado al Tribunal Supremo su rechazo al trazado acordado por el Principado, la Autoridad Portuaria y los Ayuntamientos de Avilés y Gozón, que prevé que la futura carretera enlace en La Vegona con la variante y conecte con el puerto a través de La Maruca.

En lo que el tramo urbano de la antigua N-632 a su paso por Avilés se refiere, el Ayuntamiento muestra su disposición a asumir su titularidad siempre y cuando el Ministerio de Fomento realice con anterioridad las obras necesarias para adecuarla al tráfico que soporta, además de la ejecución de la Ronda Norte, lo que aliviaría de tráfico el centro de la ciudad y evitaría continuos deterioros de un vial cuyo mantenimiento pasaría a depender desde la cesión de las arcas municipales.

Fomento, por su parte, sostiene que al tratarse de una travesía tiene condición de urbana y debe ser transferida al Ayuntamiento, según recoge el Reglamento General de Carreteras, y atribuye su mal estado a «defectuosas actuaciones llevadas a efecto por el Ayuntamiento de Avilés».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate