El mundo tras la revolución

Autoridades y público llenaron ayer el Centro de Servicios Universitarios.
Autoridades y público llenaron ayer el Centro de Servicios Universitarios. / PATRICIA BREGÓN

Vasily Noriadze revisó ayer el contexto y las consecuencias que propiciaron la Revolución de Octubre de 1917, un tema «interesante, complejo y controvertido porque las cicatrices de las guerras se curan muy lentamente y esto en Rusia no es excepción». El secretario de Comunicación y responsable de Asuntos Políticos de la embajada de Rusia en España explicó ayer en el Aula de Cultura de LA VOZ como se aborda hoy en día la enseñanza de este pasaje histórico tan decisivo para el discurrir mundial en Rusia y cuáles de sus consecuencias están vigentes en el ámbito mundial, entre las que citó su «influencia sobre estado de bienestar y su papel en procesos de descolonización».

Aseguró que los jóvenes rusos estudian hoy la historia de su país con las fechas y los hechos puntuales por un lado y, por otro, las opiniones e interpretación de los historiadores, de las que él también se valió a lo largo de una charla en la que puso el acento en el contexto en el que se fraguaron los acontecimientos de octubre de 1917.

Recordó que la Unión Soviética fue un país con una monarquía absolutista hasta 1905, en el que el poder del emperador se sometió al control de la Duma. La riqueza del país no llegaba a unos habitantes agitados por diferencias sociales, económicas y nacionales, siempre teniendo presente la gran extensión y población de la URSS. Este fue el caldo de cultivo en el que, en febrero de 2017, el zar Nicolás II abdicó . Se formó entonces un gobierno provisional, muy débil, derrocado en la noche del 25 al 26 octubre. «Después vino una sangrienta guerra civil» que se cobró entre dieciséis y dieciocho millones de víctimas.

Este año en el que se conmemora el centenario de la revolución, y en el que, según apuntó Noriadze, hay programados más de un centenar de actos en Rusia, «nos sirve no para discutir de nuevo quién tuvo la razón sino para reflexionar tranquilamente sobre ello y sacar lecciones». Y a tal propósito quiso recordar las recientes palabras de su presidente, Vladimir Putin, ante la asamblea en las que afirmó que «es nuestra historia y hay que tratarla con respeto (...). No es admisible arrastrar las diferencias, el remordimiento y el ensañamiento del pasado al día de hoy».

A la conferencia de Vasily Noriadze asistieron, entre otros, el director y el director general de LA VOZ-EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez y Goyo Ezama, respectivamente, el Jefe de la Redacción de LA VOZ DE AVILÉS, José María Urbano, el director del Centro de Servicios Universitarios, Fermín Rodríguez, el director del Puerto, Rubén Marín, el gerente del Área Sanitaria III, Enrique González, y los alcaldes de Avilés, Castrillón e Illas.