El Comercio
Una de las actividades celebradas en el observatorio.
Una de las actividades celebradas en el observatorio. / MARIETA

San Balandrán y Llodero tendrán un Aula de Interpretación

  • El Grupo Mavea prepara su apertura para mañana jueves con motivo de la celebración del Día Mundial de las Aves Migratorias

El Grupo de Ornitología Mavea pondrá en marcha mañana jueves el Aula de Interpretación del Monumento Natural de la Charca de Zeluán y Ensenada de Llodero, que se inaugurará como parte de las actividades del Día Mundial de las Aves Migratorias, que se celebra hoy. El aula se ubica en la caseta habilitada al efecto por la Autoridad Portuaria de Avilés en el aparcamiento de San Balandrán.

La inauguración será el inicio de un amplio programa de actividades de sensibilización ambiental que desarrollará este grupo ornitológico a lo largo del resto del año, fruto de un acuerdo de financiación firmado con la Autoridad Portuaria de Avilés. Los actos continuarán este fin de semana, los próximos sábado y domingo 13 y 14 de mayo, en horarios de 11 a 14 horas y de 16.30 a 19.30 horas.

Entre otras actividades, que tienen carácter gratuito, habrá una exposición de carteles sobre las aves y las rutas migratorias, talleres infantiles para descubrir las aves migratorias, un punto de observación con prismáticos y telescopios y visitas guiadas en el Monumento Natural de la Charca de Zeluán y Ensenada de Llodero y su entorno. También habrá una exposición de vitrinas sobre el medio ambiente de la ría de Avilés y su entorno, con cráneos, alas y patas de aves, conchas, algas, minerales o fósiles.

El tema de la celebración del Día Mundial de las Aves Migratorias es «Su futuro es nuestro futuro», para abundar sobre el desarrollo sostenible para la fauna y las personas. «Se trata de poner de relieve la interdependencia de las personas y la naturaleza, especialmente las aves migratorias, ya que comparten el mismo planeta y por lo tanto los mismos recursos limitados», recalcan responsables de Mavea. El Grupo Ornitológico subraya igualmente que «las actividades humanas suponen muchas veces la desaparición o la mala conservación de espacios que resultan fundamentales para el desarrollo de la actividad vital de las aves, en invernada, para la reproducción o para el descanso y la alimentación a lo largo de las rutas migratorias».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate