El Comercio

373 pacientes perfeccionan el autocuidado de sus enfermedades crónicas

  • El área sanitaria impulsa desde 2015 en los centros de atención primaria un programa de intercambio de experiencias entre enfermos

La asistencia sanitaria atraviesa en la actualidad un profundo cambio de modelo. No sólo se trata de avances técnicos, de nuevos medicamentos, de la aplicación de las nuevas tecnologías. La suma de todos estos desarrollos y la propia evolución de la sociedad se traduce en un nuevo paradigma en la relación entre el paciente y los profesionales, en una nueva manera de vivir la enfermedad.

Un colectivo que ya vive esta transformación son los pacientes crónicos. En una población de 151.059 personas, el Área Sanitaria III cuenta con 60.760 enfermedades crónicas censadas en mayores de catorce años, indica Encarna Fernández Fernández, coordinadora de Continuidad de Cuidados de Enfermería en Atención Primaria. Aunque es frecuente que alguna persona sufra más de una dolencia crónica, el dato evidencia su peso en la asistencia sanitaria.

El mayor número de diagnósticos corresponde a la hipertensión (29.112 casos), seguido por la diabetes (11.619), cardiopatías (4.672), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (2.059) y alcoholismo (1.738 casos). A ello se añaden 11.560 casos de obesidad con una clara repercusión en otras patologías como pueden ser hipertensos o diabéticos.

La existencia de la enfermedad crónica supone un cambio sustancial en la vida de la persona. El enfermo lo es las 24 horas del día, pero en otra patología (una gripe, una lesión muscular, un hueso roto) existe una convalecencia antes de recuperar la vida sin enfermedad. Sin embargo, el paciente crónico necesita un autocuidado que, por definición, es constante.

No es una idea nueva en la atención sanitaria, pero se ha modificado el modelo para pasar de una relación en la que desde la consulta médica o de enfermería se indicaban una serie de consejos, y en ocasiones con un lenguaje distante y difícilmente comprensible, para buscar un modelo donde el paciente asuma un mayor protagonismo, sea un agente activo en su salud y no sólo un elemento pasivo.

Desde 2012

Este cambio de orientación se oficializa hace cinco años, cuando el Ministerio de Sanidad presenta una estrategia de abordaje de la enfermedad crónica en la que se sientan las bases para ese nuevo papel del paciente crónico, según recuerda Encarna Fernández. Esta tendencia se refuerza legalmente con la Ley de Autonomía del Paciente.

En Asturias, la Consejería de Sanidad ha respondido a esta necesidad a través de la denominada Escuela de Pacientes, una iniciativa conjunta de la Dirección de Salud Pública y el Servicio de Salud del Principado de Asturias. Bajo el nombre de Programa de Paciente Activo se aplica en Asturias un método de trabajo elaborado y acreditado por la Universidad de Stanford, Estados Unidos.

El objetivo es facilitar explicaciones sobre como cuidarse entre personas iguales. «No se trata de sustituir al profesional sanitario para indicar lo que se debe hacer ante una determinada enfermedad; el objetivo es transmitir buenas experiencias en el manejo de una dolencia por personas que la viven en el día a día», explica Encarna Fernández.

En la aplicación del programa se realiza en dos fases. En una primera, se forma a los líderes o monitores. Son pacientes crónicos que han participado en algún tipo de actividad formativa. Posteriormente, se les ofrece la posibilidad de participar en la formación, que imparten profesores acreditados por la Universidad de Stanford.

Una vez superado, los pacientes reciben una acreditación para aplicar el método de Stanford y podrán impartir talleres dirigidos a otros enfermos crónicos. Cada uno se dirige a entre quince y veinte personas, con una duración de seis semanas. Cada semana se celebrará un encuentro de dos horas y media, siempre con contenidos estructurados.

Desde entonces, en Asturias se han beneficiado de este programa 1.300 pacientes, formando a 205 monitores. En el Área Sanitaria de Avilés, el programa se coordina desde la Dirección de Gestión de Cuidados y Enfermería. Hasta la fecha, se han realizado 20 talleres en los diferentes concejos por los que han pasado 373 pacientes. Además, se han formado a veinte personas para ejercer la función de liderazgo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate