El Comercio

El comité de empresa de Saint- Gobain decidirá hoy si convoca huelga

Acceso de camiones a las instalaciones de Saint-Gobain en Avilés.
Acceso de camiones a las instalaciones de Saint-Gobain en Avilés. / MARIETA
  • La reunión maratoniana celebrada ayer sirvió para acercar posturas, pero será esta mañana cuando se decida si hay acuerdo para renovar el convenio

El comité de empresa de Saint Gobain decidirá hoy por la mañana si, finalmente, se convocan paros parciales a partir del próximo jueves 25 o no. Ayer, en una reunión celebrada en Madrid que se alargó desde por la mañana hasta la última hora de la tarde, sindicatos y dirección lograron aproximar posturas, pero no llegar a una solución definitiva ante la principal reivindicación del nuevo convenio: la subida salarial.

La empresa, que en la última actualización del convenio había sacado de él la vinculación entre subida salarial anual e IPC, se muestra ahora favorable a recuperarlo. El escollo se encuentra, sin embargo, en el porcentaje sobre este índice que está dispuesta a asumir.

El resto de demandas del comité, en principio, no parecen presentar ninguna objeción para la empresa, incluida la reducción de la jornada en ocho horas, «irrenunciable», según el comité y otras medidas como la instauración obligatoria del contrato-relevo o la concesión de becas.

«No aceptaremos una solución que no nos valga», advirtió ayer José Francisco Mantilla, delegado de Comisiones Obreras.

La plantilla de Saint-Gobain Cristalería aprobó la pasada semana la convocatoria de paros de cuatro horas de duración en cada turno ante la falta de avances en la negociación del convenio colectivo, que se lleva alargando durante meses. De hecho, la reunión que comenzó ayer y continuará hoy, se celebra en el Servicio Interfederal de Mediación y Arbitraje, a propuesta del comité de empresa.

El órgano que negocia en Madrid con la dirección es el comité intercentros de Saint-Gobain, que trabaja sobre un documento elaborado con las aportaciones de los tres sindicatos presentes del grupo (Comisiones Obreras, UGT y CNT).

El año ya empezó con paros en Saint-Gobain, en aquella ocasión por las dudas que habían surgido tras la reducción de producción de la línea de Sekurit. Un mes después, en febrero, Gianni Scotti, delegado de Saint-Gobain para España y los países mediterráneos, lanzó un mensaje tranquilizador. Aseguró que la planta de Avilés no estaba en peligro y confirmó lo que ya sabían los trabajadores, que la única discrepancia entre plantilla y dirección estaba en el convenio y los salarios, algo que por otra parte definió como «tradicional».

Afirmó que tanto la división de vidrio como la de parabrisas Sekurit contaban con una carga importante, al igual que el horno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate