El Comercio

Condenada una ganadería de Perdones por verter purines al medio ambiente

El Juzgado de Instrucción número 4 de Avilés ha condenado por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente a una empresa ganadera de Perdones (Gozón) y a su representante por un vertido de purines en una parcela colindante a un arroyo, que finalmente llegó al agua.

El fallo, que es firme tras la conformidad de los acusados, condena a la ganadería al pago de una multa de cuatrocientos euros y a su representante a dos meses de prisión, multa de seiscientos euros y cuatro meses de inhabilitación para el ejercicio de la ganadería.

La sentencia relata que, el 7 de abril de 2016, el representante de la ganadería procedió al vaciado de la fosa séptica en una parcela colindante al arroyo Redivo «sin adoptar las más elementales precauciones» para evitar cualquier vertido.

Los purines llegaron al agua «generando condiciones de baja oxigenación no viables para muchas especies de invertebrados, peces y otros organismos acuáticos», indica el fallo.

Con el objeto de evitar episodios como este, esta ganadería ha suscrito un convenio con Hulleras del Norte para la depuración y tratamiento de purines. En diciembre de 2016 obtuvo la licencia definitiva para la puesta en funcionamiento de la planta.

El sistema se basa en una «digestión bacteriana» anaeróbica de los residuos en la proporción necesaria para acelerar el proceso de transformación. Esta biodepuración procura que los elementos sólidos puedan ser reutilizados, como las arenas que sirven de cama para las reses y después para la elaboración de compostaje. Además, consigue que los líquidos tratados no contengan los componentes que emiten el fuerte olor de los purines con vistas a su empleo como fertilizante. El proceso a aplicar es totalmente biológico y con él se consigue generar energía.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate