El Comercio

El Colectivo Ecologista denuncia que volvió a «dispararse» el benceno

  • Señala que la lluvia impidió una situación peor de la registrada, al detectarse también una importante presencia de dióxido de azufre en Las Arobias

El Colectivo Ecologista aseguró ayer que hubo suerte de que el jueves lloviera, porque ello impidió una situación peor de la registrada, con varios contaminantes que volvieron a dispararase en Avilés

El colectivo señala que reseña los datos que facilita el Gobierno de Asturias en su web, de acuerdo a su obligación de comunicación diaria de contaminación atmosférica y calidad del aire de la Directiva 2008/50/CE y el R.D 102/2011, «cosa que no hace con las estaciones privadas que de forma intencionada ya que el Principado no facilita los datos en continuo de las estaciones privadas monitorizadas porque suelen ser peores datos que las de las públicas y eso que están escondidas».

Y a partir de ahí indica que se disparó el cancerígeno benceno, que pasó de 0,24 µg/m3 a 25 µg/m3, una subida del 2.500% en la estación de Llaranes, que es la única que da datos en continuo del concejo y hay que recordar que esta contraviento. «En el colectivo venimos reclamando desde hace años que debe haber a favor del viento una estación que dé datos de este peligroso contaminante en continuo que podría ubicarse en la parte baja de Valliniello en la Iglesia», se señala en el mismo comunicado.

Se disparó también, según el Colectivo Ecologista, el peligroso dióxido de azufre, que pasó de 4 µg/m3 a 235 µg/m3 de S02 en la estación del polígono de las Arobias. La Organización Mundial de la Salud recomienda no superar una media de 20 µg/m3 de SO2 en 24 horas. Las partículas no se dispararon porque llovía, aunque no faltaron nubes de la carga de barcos este jueves, concluye el comunicado del Colectivo Ecologista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate