El Comercio

El Hospital San Agustín planea aumentar las especialidades con médicos residentes

El gerente del área, Enrique González, dio la bienvenida a los nuevos residentes.
El gerente del área, Enrique González, dio la bienvenida a los nuevos residentes. / MARIETA
  • El gerente del área sanitaria recibe a los nuevos MIR y los anima a «aprovechar la oportunidad para aprender lo máximo»

El Hospital Universitario San Agustín (HUSA) quiere incrementar el número de especialidades con residentes. Actualmente, siete de sus servicios o secciones cuentan con residentes, además de los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. El objetivo es incrementar su número en dos, si bien ayer el gerente del Área Sanitaria III, Enrique González, no detalló qué departamentos son los elegidos. «Queremos planteárselo a los profesionales y que ellos decidan», comentó González.

Impartir formación de Médicos Internos Residentes (MIR) o Enfermería Internas Residentes (EIR) depende de una autorización expresa del Ministerio de Sanidad. No es sencilla de conseguir ya que el centro sanitario debe demostrar la existencia de una carga de trabajo que permita que el graduado pueda adquirir las destrezas profesionales. Además, se debe asegurar un plan de formación con sesiones clínicas y se valora positivamente la actividad de investigación y publicación en revistas especializadas.

Por esta razón, la existencia de MIR o EIR en un servicio se considera un síntoma de calidad para el servicio y también el hospital. «Tenemos pendientes varias jefaturas de servicio. Hemos hablado con un par de equipos y esperamos que ellos tomen la decisión. Recibir residentes implica a todos y ellos deben decidir», comentó González. Son varios los equipos que podrían incorporar residentes: Pediatría, Otorrino, Cardiología, Hematología o Cirugía General.

El gerente recordó que, en todo caso, el proceso no será inmediato. Una vez que los departamentos tomen la decisión, se iniciará la tramitación ante el Ministerio de Sanidad, lo que se puede alargar durante un año. Al año siguiente se podrían recibir a los residentes de las nuevas especialidades. Es decir, en mayo de 2019. Es el plazo mínimo que ayer fijó González que ayer elogió la importancia de contar con residentes en el área sanitaria.

«La presencia de los MIR y EIR nos obliga a revisar protocolos de actuación de manera constante, a organizar sesiones clínicas y a mantener una exigencia en la formación», reflexionó, «además, en la segunda parte de su formación ya representan una aportación importante para la actividad del centro».

González realizó ayer estas declaraciones después de recibir de manera oficial a los veintiún residentes (doce médicos, seis enfermeras, un farmacéutico, un bioquímico y un psicólogo) que durante esta semana se incorporan al Área Sanitaria III.

Medicina de Familia y Comunitaria es la especialidad más numerosa, ya que dispone de seis plazas para MIR y cuatro para Enfermería. Le sigue Salud Mental con cuatro residentes, pero en tres especialidades distintas: dos para Enfermería Especializada en Salud Mental, un Psicólogo Interno Residente y un Psiquiatra como MIR

Medicina Interna dispone de dos plazas para residentes. El resto de MIR se distribuyen en Digestivo, Traumatología y Neumología, cada uno con una plaza.

También existen sendos puestos de residentes de farmacéutico y bioquímico en los dos departamentos hospitalarios.

La mayor parte de los residentes son graduados por la Universidad de Oviedo, en concreto quince personas, incluyendo dos graduadas por la Escuela de Enfermería de Gijón y otras dos por la de Oviedo. La Universidad de Santiago de Compostela cuenta con dos titulados, al igual que Salamanca. También accede un graduado de la Universidad de León y una persona licenciada Ecuador. A partir de esta semana iniciarán una estancia en el Área Sanitaria III, cuya duración varía en función de la especialidad. En Enfermería, la residencia se alarga durante dos años mientras que en el resto de especialidades oscila entre cuatro y cinco años.

«Sed esponjas»

En estos primeros días, los nuevos residentes reciben unas sesiones generales donde se detallan las características del Área Sanitaria III y el Hospital Universitario donde vivirán una parte importante de su formación. Posteriormente, se incorporarán a los diferentes servicios.

El gerente del Área Sanitaria III, junto con todos los integrantes de su equipo, dieron la bienvenida a los profesionales. Enrique González elogió la formación recibida y destacó que se incorporaban a una organización donde la tendencia es incrementar la integración entre los dos niveles asistenciales (Primaria y Especializada).

Enrique González también les recordó la naturaleza pública de la institución, lo cual condicionaba numerosas normas de trabajo. De igual manera, señaló que sus destrezas tecnológicas en el entorno profesional no impedía que «deban aprender una sistemática de trabajo, sencilla, pero que deben respetar».

También aludió al cambio en la relación con los pacientes, ratificados por las nuevas normativas legales que refuerzan sus derechos, la confidencialidad y la necesidad de una mayor información de los procesos y dolencias de cada persona. «Es una mayor exigencia que la que tuvimos nosotros al comenzar nuestra formación», reconoció.

Enrique González también les recordó la complejidad interna de una organización como las dedicadas a la asistencia sanitaria. «En Avilés trabajan cerca de dos mil personas y existen muchas categorías y condiciones sociales diferentes. Es necesario respetar la posición de cada uno. Desde el celador al jefe de servicio más cualificado, todos tienen una función necesaria. Respetadlas».

Por último, González animó a los residentes a «ser esponjas y aprender de todo y de todos, que no quede ninguna pregunta en el tintero», recordando «la importancia de Enfermería, que os enseñará muchas cosas del manejo de los pacientes y de la organización».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate