El Comercio
Cuartas, dirigiéndose a los manifestantes en Avilés.
Cuartas, dirigiéndose a los manifestantes en Avilés. / MARIETA

«La situación es insostenible, no estamos dispuestos a seguir así»

  • El presidente del comité de fábrica, Daniel Cuartas, advierte que «haremos lo que tengamos que hacer, no descartamos nada»

«Arrastramos esta situación desde hace más de un año y en los últimos meses ha empeorado aún más, hasta el punto de que ya es insostenible. No estamos dispuestos a seguir así más tiempo», subrayó ayer Daniel Cuartas, presidente del comité de fábrica de Alcoa Avilés. El deterioro en el proceso productivo que denuncia «pone en peligro la seguridad de los trabajadores, que soportan una importante sobrecarga de trabajo. Las cosas no van como tienen que ir, y eso lastra nuestra competitividad con respeto a las plantas que la compañía tiene en países del norte de Europa. Eso se llama competencia desleal», subrayó.

Cuartas asegura que los recortes «van a más», observa «dejación» en las tareas de mantenimiento «y en general en todos los aspectos» y entiende que las soluciones que demanda el comité de fábrica «no se pueden adoptar desde dentro de la fábrica», por lo que reclama la intervención del director de Alcoa España, Rubén Bartolomé -ex director de la planta avilesina-, y del vicepresidente de operaciones en Europa, Kai Rune. El objetivo es «aclarar quién y porqué ha tomado esta decisión y exigir que se dote a la planta de Avilés de mejores recursos técnicos y humanos», a su juicio la única fórmula «de arreglar el problema».

En el hipotético caso de que las reivindicaciones del comité de fábrica no se satisfagan Cuartas advierte que «haremos todo lo que tengamos que hacer. No descartamos ninguna medida, tampoco la huelga, aunque esa siempre es la última opción. Confiamos en que la dirección de la compañía tome las medidas necesarias para arreglar esta situación y no tener que acudir a ella».

Sería la segunda en los últimos años. El precedente se remonta a diciembre de 2014 tras la apertura de un expediente de extinción de empleo que pesaba sobre la totalidad de las plantilla de las fábricas de Avilés y La Coruña, medida que finalmente fue retirada después de que una multitudinaria manifestación, con mucho la mayor del presente siglo, recorriese las calles de Avilés. La empresa anunció su decisión la víspera de Nochebuena. Desde entonces los aproximadamente cuatrocientos trabajadores que la multinacional estadounidense emplea en la factoría de San Juan viven en permanente estado de incertidumbre.

La denuncia realizada ayer parte únicamente del comité de Avilés. La plantilla de la planta de La Coruña celebró a principios del presente mes tres jornadas de huelga por motivos completamente ajenos, en demanda de un nuevo convenio colectivo. Según los sindicatos fue secundada por la totalidad de los trabajadores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate