El Comercio

Voces reivindicativas piden «medidas reales» durante el primer aquelarre feminista

Imagen de uno de los actos de ayer.
Imagen de uno de los actos de ayer. / MARIETA
  • Las actividades que se desarrollaron ayer en la Mina de Arnao contaron con la participación de la activista Cristina del Valle y la experta Neus Albertos

«Los métodos lúdicos son igual de lícitos que cualquier otro para visibilizar realidades y luchas sociales, solo hay que mirar el gran ejemplo que constituye el Día del Orgullo LGBT». Así defendía ayer la artista y activista feminista Cristina del Valle la celebración del I Aquelarre de Mujeres organizado por las concejalías de Igualdad de toda la comarca. Esta primera experiencia de la actividad tuvo lugar ayer durante toda la tarde-noche en la Mina de Arnao, donde hubo una extensa programación de actos que incluyó la participación tanto de Del Valle como de la experta Neus Albertos, que protagonizaron sendas conferencias antes de dar paso a las conclusiones del encuentro, la actuación de la banda Tam Tam Bruxes y la hoguera 'Quemando al patriarcado'.

En los días previos a ayer, el anuncio de puesta en marcha de este evento suscitó varias reacciones políticas y ciudadanas tanto a favor como en contra, motivo por el que hubo varias referencias y contestaciones a las voces más críticas. Cristina del Valle, que ofreció la charla 'Situación y derechos de las mujeres en el mundo' aprovechando sus numerosos viajes a zonas de conflicto abierto como Irak, censuró las declaraciones de Silvia Argüelles, concejala de Ciudadanos en Castrillón, en la carta publicada el jueves en este periódico.

«El machismo y las mujeres que están en partidos machistas como ha probado ser Ciudadanos se retratan a sí mismos, porque esta lucha ya es imparable e incuestionable independientemente de que aún falte una conciencia social más fuerte», declaraba ayer la exintegrante de Amistades Peligrosas, quien aseguró que «ya nadie cuestiona que la igualdad tiene que ser una realidad». Asimismo, Del Valle manifestó ante el numerosísimo público que se citó en la Mina de Arnao que «este aquelarre marcará un antes y un después en la lucha por el reconocimiento y la visibilidad de las mujeres frente a aquellos que creen que partimos de una realidad perversa en la que todos somos iguales y que quemar simbólicamente todo aquello que nos denigra, nos humilla y nos maltrata es algo que no tiene valor».

Pese a que la actividad estaba destinada exclusivamente a mujeres con tal de crear un espacio de reunión y aprendizaje común, la activista recordó la importancia de que los hombres se sumen a la causa. «Yo siempre lo resumo en una frase: es demasiado clamoroso el silencio de los hombres 'buenos' que no están dando un paso al frente», señaló a la vez que achacó estas actitudes a «la voluntad de mantener los privilegios y la 'carta blanca' que les ha otorgado el patriarcado».

Durante el período de conclusiones, una de las cuestiones que más se repitió fue la necesidad de que las instituciones adopten medidas reales contra el machismo «en lugar de recortar cada vez más la partida correspondiente de los presupuestos», según declaró la propia Del Valle. Además, se planteó la obligación de pelar contra todas las formas del ejercicio de la violencia sobre las mujeres en el resto del mundo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate