El Comercio

El Área Sanitaria III recibirá alrededor de 300.000 euros de inversión en equipamiento

El Hospital San Agustín mejorará su dotación para facilitar el trabajo de los profesionales y la atención a los pacientes.
El Hospital San Agustín mejorará su dotación para facilitar el trabajo de los profesionales y la atención a los pacientes. / MARIETA
  • La intención de la gerencia es la de «dar un salto» en la dotación tanto del Hospital San Agustín como de los centros de Salud

Uno de los sectores en los que más se ha notado la crisis desde que comenzó a arreciar ha sido el de la sanidad pública. Y no porque las congelaciones y recortes hayan en ido detrimento de su calidad, puesto que el esfuerzo de los profesionales ha contribuido a paliar las apreturas. Así lo perciben los usuarios y se refleja perfectamente en las encuestas de satisfacción que periódicamente realiza el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), destacando Asturias como una de las comunidades con uno de los más altos grados de reconocimiento hacia su sistema público de salud en todo el país (el 60% de los asturianos dan una nota de siete en adelante sobre diez). No obstante, la contracción del gasto ha sido evidente y apenas se comienza a despegar. En el Área Sanitaria III, la correspondiente a Avilés y su área de influencia supracomarcal, la inversión del año pasado multiplicó por tres la de los años anteriores, hasta situarse en 339.983,27 euros. Para este, se cuenta con una cantidad similar. Su gerente, Enrique González, adelanta que el esfuerzo preparado se utilizará «para dar un salto en los equipamientos».

El último gran año en cuanto a inversión (entendido como partida destinada a modernización y mejora, no a gastos corrientes o de personal) en el Área Sanitaria III, que incluye desde el Hospital San Agustín, hasta la Atención Primaria y Salud Mental, fue el 2013. Entonces, el Área utilizó más de medio millón de euros (en concreto, 528.522,75). En el 2014, el San Agustín recibió un nuevo y esperado TAC para mejorar las pruebas diagnósticas. En el 2014 y el 2015, la inversión se redujo hasta los poco más de 100.000 euros (102.478,64 utilizados en el 2014, y 104.638,06 invertidos en el siguiente, el 2015).

En los momentos más crudos de la crisis la inversión prácticamente se redujo a cero. El año 2010 fue en el que más se notó, y se quedó en apenas 885 euros, en el año siguiente creció hasta los 4.298. Se puede hablar de un freno absoluto, puesto que se venía de un año 2008 en el que se superaron los 600.000 euros (606.390), una cantidad que aún no se ha vuelto a igualar, puesto que las cifras que se manejan en la actualidad se sitúan en la mitad de aquellos años de bonanza.

«Estamos trabajando en aspectos importantes, como la mejora de los equipos de monitorización de la UCI y de Urgencias, así como en el servicio de cardiología», adelanta el gerente, Enrique González, responsable desde este 2017 de la gestión del Área Sanitaria III, que atiende a una población de 153.114 individuos. Con una evolución demográfica muy concreta, puesto que los mayores de 65 años (36.154) constituyen nada menos que el 24% de los habitantes en los concejos que comprende, esto es, Avilés, Castrillón, Corvera, Gozón, Illas, Soto del Barco, Cudillero, Muros del Nalón y Pravia. Lo que supone un claro contraste con los más jóvenes, los menores de 14 años, que apenas se sitúan en el 10%. Una cuestión, la del envejecimiento, que preocupa, y mucho, y que supone incrementar los gastos asistenciales, como recuerda Trinidad Caminero, desde la Junta de Personal y el sindicato de enfermería SATSE.

Este envejecimiento es una de las causas que explicaría el aumento en la utilización del Servicio de Urgencias. «Hemos pasado, en los últimos tres años, de atender a unos 180-200 pacientes en Urgencias al día, a entre 200 y 220, y se necesitan cambios estructurales para adaptarse», señala la propia Trinidad, que estima necesario realizar un esfuerzo por mejorar este ámbito tan importante de la atención sanitaria. También apuesta por una clarificación de los servicios de la hospitalización a domicilio, «porque no sabemos cómo va a quedar». De cualquier forma, han solicitado y ya están convocadas reuniones del Comité de Salud (tendrá lugar a finales de este mes de junio) y de la Comisión de dirección, prevista para el próximo mes de julio.

El esfuerzo inversor será similar al del año anterior, y las parcelas a mejorar también están claras, sujetas a dos premisas, como son el facilitar el trabajo a los profesionales del Hospital, y mejorar las condiciones de atención a los pacientes. Si el año pasado se recibieron nuevos equipos de anestesia, suministrados por General Electric Halthcare, para este se espera que se puedan instalar en el menor plazo de tiempo posible las nuevas camillas eléctricas, elementos que ya han sido adquiridos. «Será una cuestión de días», indica González.

La tarea en un sector estratégico como el de la salud es ingente. Así, el San Agustín, el centro de referencia del Área III, se encuentra inmerso en la optimización de los procesos en los bloques quirúrgico y de hospitalización, con la implementación de una nueva metodología de trabajo, el 'lean manufacturing', que pretende aprovechar al máximo los recursos de los que se disponen. Al del bloque quirúrgico contribuirá, sin lugar dudas, «la renovación en el equipamiento, en el instrumental de los quirófanos», como resalta el gerente. Pero el trabajo de mejora se orienta no solo hacia el Hospital, sino también «hacia los centros de salud» de todos los concejos, resalta González.

Remanente de crédito

Los alrededor de 300.000 euros con los que se cuenta para inversiones en el año en curso pueden no resultar finalmente una cantidad inamovible. Es más, existe la posibilidad de incrementarlos, para redondear las previsiones de mejora. «Estamos pendientes de la existencia de remanentes de crédito», reconoce Enrique González.

No obstante, contrastan los números dedicados a inversiones con respecto a otras partidas del presupuesto de Sanidad (que es junto al de Educación, el más importante de las cuentas del Principado de Asturias, entre ambas, aúnan más del 50 por ciento de la carga presupuestaria de la comunidad) que se destina al Área Sanitaria III. Sobre todo, en el que se refiere a los gastos conocidos como bienes corrientes y servicios, que se situaron en el año 2016 en los 45.954.620,56 euros, pero que se quedan lejos de la cantidad que se utilizó en el 2012, de más de 63 millones de euros. En ese año, la Atención Especializada concentró el grueso del gasto, con casi 60 millones de euros. Entonces, quedaron 2.700.000 euros para la Atención Primaria (los centros de salud), y el Servicio de Salud Mental contó con unos 465.000 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate