El Comercio

Un camión pierde las chapas que transportaba en la glorieta del Niemeyer

Las chapas que llevaba el camión, sobre la acera.
Las chapas que llevaba el camión, sobre la acera. / MARIETA

Aparatoso accidente sin consecuencias el que ayer sufrió un camión en la carretera de Avilés a Luanco. El vehículo, que transitaba en dirección a Luanco, perdió las chapas de acero que transportaba al tomar la glorieta del Centro Niemeyer. Afortunadamente, el pesado material no alcanzó a ningún vehículo y ni siquiera fue necesario cortar el tráfico. La carga se desprendió al romperse las cintas de sujeción que lo amarraban a la caja.

Una unidad de la Policía Local se personó en el lugar y levantó atestado del accidente. El conductor arrojó 0,21 y 0,18 en las pruebas de alcoholemia realizadas, pero no se tramitó denuncia porque esas cifras entran dentro del margen de error que pueden tener las pruebas practicadas con alcoholímetros. Cabe recordar que la tasa para conductores noveles y profesionales, como es el caso, es de 0,15 miligramos por litro.

Tras las pruebas y comprobaciones oportunas, los agentes ayudaron a mover la carga fuera de la carretera, con el objetivo de devolver la fluidez al tráfico que, a esas horas, no se perdió en ningún momento.

Las chapas quedaron provisionalmente sobre la acera a la espera de ser recogidas por un camión con los sistemas de sujeción en buen estado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate