El Comercio

«La música popular también se puede abordar con instrumentos clásicos»

«La música popular también se puede abordar con instrumentos clásicos»
  • román álvarez. músico y profesor

  • La agrupación de fusión Quilombo Bacano actuará esta noche en el Santacecilia a partir de las 21 horas para presentar sus novedosos sonidos

Tan pronto rescatan un clásico como sorprenden con el último tema de David Guetta. Ellos son Quilombo Bacano, una agrupación de nueve músicos de formación clásica que tras varios años tocando juntos emprendieron su propio proyecto de fusión en 2015. Tras cosechar la experiencia proporcionada por sus primeros conciertos, vuelven hoy a Avilés para actuar en el Santacecilia a partir de las 21 horas (entradas a diez euros).

–¿Cómo se las apañan para compaginar todas sus agendas?

–La verdad es que es todo un desafío, más teniendo en cuenta que yo la mayoría de días estoy en Salamanca por trabajo e igualmente ocurre con otra chica, que vive en Santander y tiene allí un cuarteto de cuerda. Además, el resto de miembros también tiene sus propias ocupaciones en Asturias. Como ya tuvimos esto en cuenta desde un principio, lo que solemos hacer es trabajar por proyectos. Por ejemplo, ahora que tenemos ronda de conciertos procuramos hacer fines de semana intensivos y hemos ensayado mucho las dos últimas semanas.

¿Todos los integrantes viven de la música, aunque dependan de varios proyectos?

–Sí, excepto dos que tienen otros trabajos ajenos a la música, todos podemos vivir de ello, ya sea tocando, dando clase o ambas cosas.

¿Se ven a largo plazo dedicándose en exclusiva al grupo?

–Estaría bien, pero no lo sé. Nosotros llevamos tocando juntos prácticamente toda la vida en otras agrupaciones, así que el objetivo es seguir creciendo como conjunto y llegar tan lejos como podamos. A nivel personal, no me veo dejando mi trabajo como docente, pero sí compaginándolo como hasta ahora.

¿Con qué idea nació entonces este nuevo grupo?

–Lograr abordar con instrumentos clásicos un repertorio que normalmente no solíamos contemplar en otro tipo de formaciones en las que hemos estado. Hay una pequeña sección compuesta por dos violines, oboe y contrabajo que parece como una pequeña orquesta clásica, entonces poder trabajar otro tipo de músicas con estos elementos nos parecía muy interesante.

¿Por qué esta inquietud de abordar la música de una forma novedosa?

–Hay que decir que tanto yo como otros miembros del grupo estamos bastante influenciados por los ritmos jazz a raíz de nuestros trabajos en otras formaciones. Por esto consideramos que la preparación de conservatorio en este sentido está un poco sesgada, porque solo se enseña un tipo de repertorio. De hecho, yo siempre he tocado mayoritariamente clásico. Pero también hay mucha otra música, que a su vez es la que tiene mayor contacto con la gente, que también se puede abordar con instrumentos clásicos como el oboe o el violín. La música se puede tocar con cualquier instrumento, por eso no quiero tener que cambiar mi oboe por otra cosa si quiero tocar jazz.

Como profesor, ¿también advierte a sus alumnos de que existen otro tipo de repertorios y salidas?

–Por supuesto. Desde hace unos años siempre incluyo en la programación docente un concierto de improvisación para que ellos mismos se vean obligados a explorar otros campos. De hecho, la música clásica se improvisó durante muchísimo tiempo hasta que esta faceta se dejó de trabajar. Los grandes del romanticismo, por ejemplo, eran unos grandes improvisadores y la gente lo sabía. Los conservatorios y el resto de escuelas de músicas han dado un poco de lado estas habilidades y yo creo que se tendría que hacer un esfuerzo por recuperarlas y desarrollarlas en el alumnado.

¿Al principio no les resultó difícil integrar los instrumentos clásicos en la armonía del propio sonido del grupo?

–Bueno, sí, los arreglos van cambiando y siempre estamos pensando en nuevas fórmulas que puedan funcionar y mejorar nuestro sonido, sobre todo a la hora de orquestar y encontrar los balances entre los distintos instrumentos. Pero se puede hacer perfectamente, de hecho no somos pioneros ni mucho menos. Hay otros grupos como Snarky Puppy que ya hacen estas fusiones y son un referente para nosotros.

¿Qué les diferencia de una orquesta?

–Que cada uno de los integrantes somos un poco solista, mientras que en las orquestas siempre prima el conjunto. Además aunque se arranquen a tocar una canción pop, el estilo clásico permanece en su caso.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate