Una abogada avilesina condenada a dos años de cárcel por apropiación indebida

La sección octava de la Audiencia Provincial fija la obligación de indemnizar a un antiguo cliente con 94.332 euros más los intereses

LVA AVILÉS.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial, en Gijón, ha condenado a dos años de cárcel, otros dos de inhabilitación profesional y a una multa a una abogada avilesina por apropiación indebida. La sentencia considera probado que la letrada cobró un mandamiento de su cliente por valor de 94.000 euros y lo ingresó en una cuenta propia.

Además, tendrá que indemnizar al demandante con 94.322 euros más intereses en concepto de responsabilidad civil, se le impone una multa de ocho meses a razón de diez euros diarios y también tendrá que hacer frente al pago de las costas. Contra la sentencia cabe recurso de casación.

La sentencia aún no es firme y las partes pueden recurrirla

De esta manera se cierra un caso que comenzó después de que C. P. C. defendiese a un cliente tras un accidente de tráfico. La víctima había sufrido dicho accidente en Gijón en diciembre de 2011 por el que se le indemnizó con algo más de medio millón de euros, de los que solo cobró 455.677,16.

Según la acusación del ministerio fiscal y también la privada, a cargo del abogado Oscar González, la letrada no se encontraba autorizada para quedarse con los 94.000 euros de indemnización, una cantidad que había apropiado «con ánimo de lucro», según se manifestó en el juicio.

Por su parte, la defensa de la ahora condenada, rechazó en el juicio, celebrado el pasado 14 de febrero, después de que se suspendiese la primera fecha para la que se había fijado, la existencia de comportamientos ilícitos en su patrocinada, acusando a los demandantes de querer «enredar».

La defensa de la letrada, aún en ejercicio, reclamó la absolución

Su defensa apeló a la existencia de una comunicación fluida entre la abogada y el cliente, donde le informaría de todo lo sucedido. También argumentó que la procesada y su antiguo cliente habían encargado un determinado porcentaje como cobro de la indemnización por el accidente de tráfico. Según la defensa, el dinero correspondía a ese pago. También argumentó el tiempo transcurrido, cerca de año y medio, para poner la denuncia, lo que evidenciaría la voluntad de «enredar» del antiguo cliente.

Sin embargo, para la Fiscalía los hechos fueron constitutivos de un delito de apropiación indebida por los que solicitaba para la mujer una condena de tres años de prisión y nueve meses de multa con una cuota diaria de doce euros.

Además, el Ministerio Público solicita que la acusada abonase las costas del juicio e indemnizase a su cliente con esos 94.000 euros estafados, más los intereses legales. La acusación particular pedía también tres años de cárcel por estos hechos y cuatro de inhabilitación para el ejercicio de la profesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos