«En caso de abusos o de agresión sexual hay que denunciar siempre»

Iván Rotella.
Iván Rotella. / MARIETA

Iván Rotella, coordinador del Centro de Atención Sexual de Avilés, ve fundamental «visibilizar» el problema para ponerle solución

M. PICHEL AVILÉS.

Iván Rotella es sexólogo, y el coordinador del Centro de Atención Sexual del Ayuntamiento de Avilés, que se encuentra situado en el edificio Fuero, en la calle Fernando Morán número 26. Estos días participa en el curso de la Universidad de Oviedo 'Sexología. Transgresiones, erótica y educación sexual', en el edificio de servicios universitarios. Experto en la materia, tiene claro cuál ha de ser el paso fundamental que ha de dar una víctima de un delito sexual: «En caso de abusos o de agresión sexual, hay que denunciar siempre».

Para Iván Rotella, existe la obligación de concienciar a la víctima en que la denuncia es clave. Así, asegura que «es necesario visibilizarlo, que se vea que existe, una vez cometido el delito, solo se puede empezar a zanjar desde la denuncia». No obstante, desde el Centro de Atención Sexual del Ayuntamiento de Avilés (CASA), no han notado «especial alarma» en los últimos tiempos en cuanto a un hipotético aumento de casos. «Recibimos de vez en cuando alguna consulta, tanto de forma presencial, como a través de las redes sociales, siempre manteniendo la confidencialidad. Nos preguntan qué pasos deben tomar tras ser agredidas, y también después, para recuperarse de las secuelas», indica Rotella. «Es importantísimo denunciar, para concienciar del problema, generar rechazo social», recalca.

Echando la vista al entorno, a sucesos como los ocurridos en las fiestas de San Fermín, recuerda que es un problema que fundamentalmente sufren las mujeres, y recalca con énfasis que «en una agresión sexual no existen atenuantes. Da igual lo que haya sido, un no es un no, y a partir de ese momento no hay vuelta atrás. El problema lo tiene el que no entiende el no, no quien lo dice. Hay hombres que creen que tienen barra libre en el acceso al cuerpo de la mujer».

«Se utiliza el sexo como un bien de consumo, el sexo vende, para provocar»«Necesitamos una educación sexual que fomente valores, desde el respeto»

Sistema educativo

Para intentar acabar con el problema, Rotella estima necesario comenzar desde el sistema educativo. Invertir en educación para revertir la tendencia que «utiliza el sexo como un bien de consumo más, el sexo vende, para provocar, cuando es esencialmente lo que somos». «Hay que educar desde que son niños pequeños, porque llegar a los adolescentes ya es más complicado», apunta, desde el conocimiento del contacto directo con los jóvenes en los institutos.

Pone como ejemplo a seguir el del Avilés, con programas 'Aprendiendo a entendernos' y 'Educando los buenos amores', porque se ha convertido «en un referente» en los quince años que lleva en funcionamiento desde que se empezaron a implantar, con la estrecha colaboración de los centros educativos. «A nivel nacional necesitamos que haya una educación sexual que fomente valores, el encuentro entre los sexos desde el respeto, desde el conocimiento de la otra persona, la empatía. Educar es imprescindible, no hay otra alternativa», resalta Rotella.

Y se muestra convencido de que si se implantase un plan estatal, en todo el sistema educativo, «los resultados se empezarían a ver a medio plazo». «Sabemos que es la clave -añade-. Tenemos buenos profesionales, ideas para aplicar, solo falta la voluntad política de ponerlo en marcha».

Fotos

Vídeos