Acuchilla a su pareja con una navaja en el domicilio familiar y se da a la fuga

Acuchilla a su pareja con una navaja en el domicilio familiar y se da a la fuga
La víctima prestó ayer declaración en los juzgados de Avilés. / PATRICIA BREGÓN

La víctima se negó a denunciar a un individuo con antecedentes por violencia de género y al que la Policía considera muy peligroso

CRISTINADEL RÍO AVILÉS.

La Policía Nacional busca al hombre que ayer agredió con arma blanca a su pareja tras una fuerte discusión en el domicilio conyugal en el que conviven con sus cinco hijos. El corte se produjo en la ingle y fue superficial, si bien la víctima tuvo que ser atendida en el Hospital Universitario San Agustín.

El hombre, de etnia gitana, cuenta con antecedentes por violencia de género contra esta misma mujer con la que estuvo casado. Se divorciaron y habían vuelto a convivir con los cinco hijos de ella, dos de una primera relación y los tres pequeños de este matrimonio.

Los hechos ocurrieron alrededor de las cinco de la madrugada en el piso familiar en la calle de Llano Ponte. En el transcurso de una discusión, el agresor atacó con una navaja a su compañera y lanzó posteriormente el arma encima de un armario. Al parecer, dos niñas presenciaron la agresión y salieron corriendo en busca de auxilio y protección hacia la casa de su abuela materna. Fue esta mujer la que alertó a las fuerzas de seguridad y la que, avisada por las pequeñas, recogió la navaja de encima del armario al que había sido lanzada.

110 mujeres cuentan con seguimiento policial, según se puso ayer de manifiesto

Cuando la policía llegó al piso de la mujer, la víctima trató de ocultar la herida y de minimizar lo ocurrido. Afirmó que había tenido una discusión sin mayores consecuencias con su pareja. No se dejaron engañar y se llevaron a la mujer hasta el servicio de urgencias del Hospital San Agustín. Los hijos, al menos los tres pequeños, acudieron ayer al colegio con normalidad. El director del centro fue advertido de lo ocurrido para evitar que el padre pudiera llevárselos en el caso de que apareciera por allí.

Paralelamente, la víctima fue dada de alta y trasladada a los juzgados de Avilés, donde volvió a ser examinada de sus heridas por los médicos-forenses. Una vez aquí trató de huir, obligando a la agente encargada de su protección y custodia a salir corriendo detrás de ella y generando un considerable revuelo en los juzgados.

Ante la negativa de la mujer de denunciar a su pareja, fue su madre la que formalizó la misma. La Policía Nacional busca desde entonces al agresor, que habría mostrado su intención de entregarse el lunes. Intención a la que los agentes no otorgan ninguna credibilidad.

Más información

Este caso fue uno de los tratados ayer en la reunión trimestral de la comisión técnica para la coordinación de actuaciones y el seguimiento de la violencia de género en Avilés, la primera del año. Se informó del suceso, automáticamente valorado con la categoría de riesgo extremo, el único de la ciudad. No fue el único comentado. También el de otra mujer de Langreo que ingresó el jueves en la Casa de Acogida. Según fuentes consultadas, sobre su pareja portuguesa pesa una orden de alejamiento que quebranta de vez en cuando para visitar a la hija de ambos en el domicilio de la mujer. No es la primera vez que se le detiene por esta razón. El jueves, sin embargo, pudo huir después de que ella avisara a la policía tras tener una pelea.

Son dos de las 110 mujeres que, a día de hoy, cuentan seguimiento policial de protección en Avilés. De ellas, 103 disponen de una orden o medidas de protección judicial y las otras siete están a la espera de sentencia y son protegidas por la Policía Nacional o la Local. La Policía Nacional realiza el seguimiento de 46 mujeres, además se encarga de la grabación y difusión a nivel nacional de las órdenes de todas las víctimas y de la asignación de las víctimas que vienen de otras localidades. Mientras que la Policía Local realiza el seguimiento de otras 64 mujeres.

Riesgo extremo

De las 110 con seguimiento policial, 98 son españolas y 12 extranjeras. Aparte del riesgo extremo que presenta la víctima agredida ayer, catorce tienen riesgo medio y el resto presentan riesgo bajo o no apreciado.

A la reunión, presidida por la concejala de Igualdad, Raquel Ruiz, asistieron mandos de las Policías Local y Nacional y de la Guardia Civil y, por primera vez, la psicóloga del equipo de atención psicosocial a la mujer del área sanitaria III, María Luisa García Solar. La comisión había requerido su presencia con el fin de coordinar a todas las personas implicadas en la atención a las víctimas de violencia de género de los diferentes servicios. El orden del día de la reunión incluyó la coordinación de las órdenes de protección y medidas de alejamiento existentes y del programa de tele-asistencia.

Raro es el día que un posible caso de violencia de género no llega al juzgado, aunque la mayoría no trasciende. Aquí llegan al de Instrucción y Primera Instancia Número 5 previa denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. El juez se pronuncia en menos de veinticuatro horas en función de los resultados del programa 'VioGen', el cuestionario con más de treinta preguntas que los agentes de la Policía Nacional tienen que rellenar cuando reciben una denuncia. Esta plataforma informática automáticamente asigna un nivel de riesgo y las medidas de seguridad aconsejadas para la víctima. El juez puede archivar el caso o activar una orden de alejamiento, aunque en la mayoría de los casos reconocidos como presunta violencia de género se celebra un juicio rápido.

Casi todas mujeres sobre las que el juez decreta activar un seguimiento disponen de un teléfono de respuesta rápida operativo las veinticuatro horas del día los 365 días del año. Es un terminal de Cruz Roja conectado directamente con el 112 y con conexión GPS. El juez puede asignar a los hombres potencialmente más peligrosos una pulsera 'Cometa', que también cuenta con un localizador para que salte la alarma cuando salte la orden de alejamiento.

La efectividad de 'VioGen' es continuamente debatida. Es un programa muy amplio en el que también se registran las diligencias que se establecen desde las instancias judiciales para cada víctima, tales como órdenes de alejamiento o liquidaciones de condena de cada caso. Tanto los agentes de la Policía Local como de la Policía Nacional realizan valoraciones evolutivas sobre cada víctima periódicamente que registran en este programa.

Los números sobre violencia de género aumentaron el año pasado, al pasar de 107 a 110 mujeres con protección. Los expertos creen que responde más a la concienciación de la sociedad que a un aumento del problema, aunque advierten sobre la necesidad de no bajar la guardia.

Las víctimas de violencia de género pueden solicitar asistencia en el número de teléfono 016, que es gratuito y no deja rastro en la factura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos