Un acusado, ausente e inexpresivo durante las vistas

Julio Pardo sigue el juicio que se sigue contra él como si estuviera ausente y con una ausencia total de expresividad. Ayer, cuando declararon sus familiares, apenas giró la cabeza unos grados para mirar a su madre, hacia la que no volvió a dirigir la vista durante ningún momento de su prolija declaración. Tampoco ella hizo ningún gesto hacia su hijo. Está prohibido que haya un acercamiento o contacto con el acusado, pero lo cierto es que, a veces, se produce. Ayer no. Más segundos duró la mirada que Pardo dedicó a su tía, la que fue a verle durante su ingreso en el HUCA. Quien no estuvo ayer llamado a declarar fue el padre de Julio Pardo, que podría haber arrojado luz sobre las tiranteces con su nuera. No solo no se pudo tener una versión de primera mano sobre su supuesta agresión a Ascensión, sino que su mujer habló de una nueva pero de Amores a su marido. El magistrado Francisco Javier Rodríguez Santocildes le preguntó a la tía de Julio Pardo y hermana de su padre si este se encontraba bien de salud, a lo que, de forma espontánea, ella declaró que era «el que mejor se encuentra de todos los hermanos».

El juicio continuará hoy con la declaración de los expertos del laboratorio químico-toxicología que podrán informar sobre lo el tipo de sustancias que ingirió el acusado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos