Acusan a un jefe de un centro comercial de Avilés de agredir sexualmente a una empleada

En una ocasión llegó a besarla, le tocó un pecho y le rompió un botón del pantalón. La Fiscalía pide cuatro años de prisión

LVA

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de un jefe de departamento de un centro comercial de Avilés acusado de acosar a una empleada y de agredirla sexualmente.

La víctima comenzó a trabajar en el año 2001 en un centro comercial de Avilés como cajera y en verano de 2013 pasó a ocupar el puesto de reponedora en el departamento de alimentación con horario de mañana, siendo su jefe directo en este nuevo puesto el acusado. La Fiscalía sostiene que, durante el primer año, la relación entre ambos fue normal, si bien a partir del verano de 2014 la actitud del jefe cambió y, a principios de octubre de 2014, comenzó a hacerle comentarios ofensivos del tipo “cómo me pones, me la pones gorda”.

Ella le contestaba que era “un cerdo” y él añadía que era su jefe: "A ver si vuelves a tu puesto de cajera y empiezas a hacer tardes”. Junto a estas expresiones, el acusado, cuando se encontraba a solas con ella en el almacén, la rozaba. En una ocasión llegó a decirle: “Mira, tenemos que vernos fuera del trabajo, tengo un piso vacío; si quieres podíamos ir allí y tomar un café, en el piso tengo un jacuzzi y yo, como libro los lunes, puedo darte algún lunes sin quitarte horas; dejas al niño en el colegio y vienes conmigo al piso”. Ella le contestó que no iba a ir a ningún sitio con él. Entre diciembre de 2014 y enero de 2015, cuando la mujer estaba reponiendo mercancía, el acusado se acercó y le dijo expresiones obscenas.

El día 5 de febrero de 2015 el acusado le dijo que tenía que acompañarlo a un anexo del almacén para colocar la leche sobrante. Una vez allí, la abrazó por detrás y le dijo: “Mira cómo estoy”. Ella consiguió zafarse pero él la cogió fuerte por las muñecas, poniéndole la cabeza contra una balda, acercando su cara a la de ella e introduciéndole su lengua en la boca, a la vez que empezó a tocarle un pecho. Acto seguido bajó la mano a la altura del pantalón, intentando bajárselo y rompiendo el botón, consiguiendo darle un golpe con la rodilla y librase de él.

Como consecuencia de todos estos hechos la mujer estuvo de baja laboral entre febrero y diciembre de 2015 por gastroenteritis, seguida de un trastorno ansioso-depresivo reactivo, pautándole tratamiento con psicofármacos. Durante el periodo de baja, el acusado, que había averiguado su número de móvil, la llamó y le mandó mensajes en términos que atentaban a su dignidad.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de acoso sexual del artículo 184.1 y 2 del Código Penal y de un delito de agresión sexual del 178. Y solicita que se condene al acusado: por el primer delito, a multa de 14 meses con cuota diaria de 12 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago; y por el segundo delito, a 3 años de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena. El Ministerio Fiscal solicita además que el acusado abone las costas procesales y que se le imponga la prohibición de aproximarse a ella, su domicilio y lugar de trabajo a menos de 500 metros, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio, todo ello durante 5 años. Asimismo, pide que se le condene a abonar una indemnización de 5.000 euros a la víctima, más los intereses legales.

La vista oral se celebrará mañana, 10 de enero, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés, a las 9,45 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos