Adiós al héroe de El Carbayedo

'Ricky' Ortiz, que salvó a un indigente de un incendio en octubre, ha fallecido

B. MENÉNDEZ

Los pocos habitantes de la zona de El Carbayedo que no conocían a su vecino Ricardo Ortiz del Peño supieron de él, junto a todos los avilesinos, el pasado mes de octubre gracias a su heroico gesto salvando a un indigente del incendio que se originó en un bajo abandonado del barrio en el que pasaba las noches. Ahora todos lloran su pérdida tras el trágico fallecimiento de este ‘ángel de la guarda’ el pasado lunes, episodio que ha sentado como un jarro de agua fría en todo el vecindario.

Víctima de una enfermedad, ‘Riky’ –así le conocían sus amigos– se despidió para siempre a los 57 años de edad, dejando un vacío inmenso entre todos sus conocidos, quienes ayer se acercaron a la iglesia parroquial de La Sagrada Familia de Contrueces (Gijón) para velar su cuerpo. Tras la ceremonia, sus restos se trasladaron al Tanatorio de Jove, donde fueron incinerados.

Tanto aquí como en la zona que frecuentaba en El Carbayedo, se sucedieron durante todo el día los cariñosos comentarios de quienes tuvieron la oportunidad de conocerle. Todos coincidieron en destacar especialmente su «amable» carácter, el que mostraba tanto con sus familiares y más allegados como con aquellas personas a las que acababa de conocer.

Esta forma de ser y de entender la vida fue la que le llevó la noche del lunes 10 de octubre de 2016 a pasar a la acción cuando se percató de la irrupción del fuego en un bajo abandonado de la plaza del barrio donde estaba pasando la noche un indigente que era incapaz de salir por sus propios medios. Riky, que había bajado a tirar la basura y estaba charlando con unos amigos, no se lo pensó dos veces y se abrió paso entre el humo para orientar a J. G. A. hasta la salida. Una vez fuera, ambos tuvieron que ser atendidos por los servicios de emergencia por inhalación de humo.

Los protagonistas del suceso se reencontraron dos días después en el mismo lugar del incidente y se fundieron en un caluroso abrazo que mezclaba el agradecimiento del rescatado y la tranquilidad de saber que podría haber tenido un peor desenlace. Riky se mostró además muy satisfecho porque el sintecho le comunicó que esa misma noche se acercaría al albergue de transeúntes, lo que vendría a completar este final aplaudido por todos los avilesinos incluyendo la alcaldesa, que incluso llamó por teléfono a este héroe improvisado para felicitarle por su gesto.

Aficionado a la pesca

Aunque Ricardo Gómez se dedicaba a la albañilería y las reparaciones domésticas, su verdadera pasión era la pesca; no solo era un popular pescador de salmón de la cuenca del río Narcea, sino también vicepresidente de Adesal (Asociación de la Defensa de los Salmónidos). Numerosos compañeros de mar se acercaron ayer a la parroquia para despedirse de él e incluso compartieron algunas anécdotas por las redes.

Es el caso de Eduardo García, que escribió un bonito mensaje en la plataforma ‘Pescarmona’. «Nunca podré olvidar su gesto amable, su rostro de buena persona con una mirada tierna que te hacía acercarte a él. Solo le conocía de un día pero me llegó. Las buenas personas se notan a las primeras de cambio».

Temas

Gijón, Jove

Fotos

Vídeos