El agresor de la mujer de Avilés tiene antecedentes por violencia y malos tratos

El agresor de la mujer de Avilés tiene antecedentes por violencia y malos tratos
M. C. Z. C., el jueves en su domicilio de la calle del Roble junto al perro que la acompañaba en el momento de la agresión. / MARIETA

J. D. Z. J., de 19 años, fue detenido en seis ocasiones acusado de agresiones y robos cuando era menor. Amplió su historial tras cumplir los 18 con más lesiones y delitos contra el patrimonio

Alberto Santos
ALBERTO SANTOSAvilés

El joven colombiano de 19 años que permanece en prisión preventiva acusado de darle una paliza a una mujer de Bustiello tras intentar abusar sexualmente de ella, ya era conocido de las fuerzas de seguridad y de la Justicia a pesar de su juventud. J. D. Z. J. acumula varias causas abiertas desde que era menor de edad. Tantas que sale a un mínimo de dos delitos al año desde 2013, algunos graves al tratarse de lesiones, robos con fuerza y hasta malos tratos en el ámbito familiar.

Ahora se enfrenta a la acusación más grave, por ser el presunto autor de delitos de abusos sexuales, lesiones y robo con fuerza, si bien la Fiscalía era partidaria de añadir el delito de tentativa de homicidio debido a la brutal paliza que le dio a su víctima cuando paseaba a su perro el pasado 24 de febrero en la calle del Roble de Bustiello. La agresión le causó a M. C. Z. C., de 46 años de edad, fractura de radio distal izquierdo, fractura de suelo de la órbita del ojo, fractura maxilar izquierda y hemorragia cerebral, tal y como informó ayer LA VOZ DE AVILÉS.

El presunto agresor ya mostraba un perfil problemático desde que era menor de edad, momento en el que, según fuentes de la investigación, comenzó a sumar antecedentes por diversas causas. En el año 2013 fue detenido en dos ocasiones por delitos de lesiones, uno de ellos en Piedras Blancas. En 2015, entre los meses de marzo y abril protagonizó dos robos con fuerza. Un año después, fue detenido por malos tratos en el ámbito familiar, y también en 2016 fue acusado de un robo con violencia.

El joven colombiano podría haber estado de fiesta la noche anterior a la agresión

Su trayectoria delictiva no varió al cumplir los 18 años de edad, porque ya ha tenido que rendir cuentas en el último año y medio por delitos contra el patrimonio y la integridad física, aspecto este último que refuerza su carácter violento. Ahora todo parece indicar que permanecerá en prisión provisional hasta la celebración del juicio a tenor del auto dictado por la jueza del Juzgado Número 4 de Avilés tras la agresión a la vecina de Bustiello.

Uno de los aspectos que se dirimirán en la vista judicial será la reconstrucción de las últimas horas del joven colombiano antes de que decidiera cambiar su ruta para seguir a su víctima en un sendero que transcurre junto a las vías del tren en El Pozón. Según consta en uno de los informes de la investigación, podría haber estado de fiesta la noche anterior y haber atacado a la mujer en Bustiello cuando regresaba a casa. Además, podría haber actuado bajo los efectos de alguna sustancia, a tenor de lo manifestado por algunas personas de referencia en el caso.

El detenido es de nacionalidad colombiana y tiene permiso de residencia en España. Vive junto a su familia en un piso de la avenida de Santa Apolonia. Su madre y su novia también han prestado declaración en los Juzgados.

El asalto a la mujer se produjo, según su denuncia, a las 13.30 horas del sábado 24 de febrero. Minutos antes, la vecina de la calle del Roble había salido de su domicilio a pasear junto a su perro. Cruzó la Variante de Avilés por una pasarela peatonal que une Bustiello con una zona verde que divide Llaranes y El Pozón. Allí siguió en sentido circular junto a las vías del tren por un pequeño sendero natural. Se cruzó con su agresor, que dio la vuelta y comenzó a seguirla.

La víctima inició el camino de regreso a su casa por el puente para vehículos y peatones que une El Pozón y Bustiello sobre la Variante. «Empezó a silbarme y a decirme que cuánto dinero le pedía por mantener relaciones sexuales», recordaba el jueves M. C. Z. C. a LA VOZ. Ella intentó quitárselo de encima de buenas maneras, pero el acoso siguió con preguntas como: «¿Cuánto cobras?, Yo tengo dinero, dime cuánto quieres».

El móvil robado

Al llegar a las inmediaciones de su vivienda le bloqueó el paso, intentó tocarle los pechos y la mujer lo apartó de un empujón. El joven colombiano le respondió con un puñetazo que fue seguido de varias patadas en la cabeza una vez que su víctima estaba en el suelo. La mujer se levantó como pudo e intentó llegar a la puerta de su vivienda tambaleándose. No lo consiguió porque su agresor se abalanzó de nuevo sobre ella, la agarró por el cuello hasta tirarla de nuevo al suelo. Su intención era entonces desabrocharle el pantalón para consumar la agresión sexual, pero los gritos de M. C. Z. C. alertaron a un vecino, lo que hizo huir al agresor en dirección a Llaranes con el móvil que le había robado a la víctima y que intentó vender después en la Plaza Mayor, «aún manchado de sangre», algo que ayudó a su rápida detención e identificación.

«Si no sale el vecino te puedes hacer una idea. No la mató porque salió él», aseguró a este periódico la pareja de la mujer, que tuvo que ser trasladada desde Avilés al Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA) por la gravedad de sus lesiones.

Días después recibía el alta y ahora se recupera en su domicilio. El Centro Asesor de la Mujer del Ayuntamiento de Avilés le ofreció asistencia jurídica y psicológica, y fue derivada al Centro de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Asturias (Cavasym), con sede en Gijón, donde la abogada Ana María González se ha encargado del caso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos