«No tenemos por qué aguantar que nos griten obscenidades por la calle»

La orientadora Ana Fernández con algunas de las antenas informativas de La Magdalena. /  MARIETA
La orientadora Ana Fernández con algunas de las antenas informativas de La Magdalena. / MARIETA

Los Institutos avilesinos coinciden en que «los jóvenes están muy concienciados y las agresiones sexistas en los centros son puntuales»

EVA FANJUL AVILÉS.

«Ir por la calle y que un grupo de chicos te grite obscenidades, que te piten o llamen desde un coche, que tengas que ir siempre acompañada por la calle para que no te pase nada malo» son, según la alumna de Bachillerato, María Rodríguez, algunas de las desagradables situaciones que ella y sus compañeras del instituto consideran una agresión sexista y que, aseguran, padecen a menudo cuando salen.

Chicos y chicas comparten la percepción de que estos problemas se producen sobre todo durante los fines de semana y en las zonas de fiesta. Por eso, valoran positivamente las iniciativas de concienciación que intentan atajar las conductas machistas, como el programa de prevención de agresiones sexistas en los centros públicos de Secundaria avilesinos, que ayer arrancó en el Instituto La Magdalena. «Campañas como ésta son muy necesarias para luchar por la igualdad porque mucha gente no es consciente de que decirle un piropo a una persona que no conoces de nada es un micromachismo», asegura Jaime Sierra, alumno de primero de Bachillerato en La Magdalena. En este sentido, su compañero Marcos Jiménez destaca que «el respeto es lo más importante y todos debemos aprender a respetarnos más».

Este programa parte la Concejalía de Juventud, que llevarán a cabo los jóvenes del proyecto de antenas informativas, con el apoyo del programa Bárbara de promoción de valores de igualdad.

El principal objetivo es concienciar a los jóvenes sobre la importancia de no cometer ni tolerar estas actitudes que se repiten, sobre todo, en los espacios de ocio y tiempo libre. «Un recreo a la semana en cada instituto, colocaremos el 'punto morado', que es un buzón en el que de forma totalmente anónima pueden dejar sus dudas o sus propuestas sobre este tema», explica, Diego Alonso, antena informativa en La Magdalena. El anonimato es uno de los puntos fuertes de esta campaña. «Mucha gente no se atrevería a preguntar nada por miedo a que se rían de ellos, así que sea una consulta anónima facilita las cosas», apunta Diego Alonso.

Todas las consultas recibidas en los 'Puntos Morados' se analizarán en la reunión semanal de coordinación de las antenas informativas. «Ahí se clasificarán las consultas con ayuda de personal especializado y, de ser necesario, se derivarán a los servicios pertinentes en cada caso, bien sea al departamento jurídico, a la comisión de Igualdad o cualquier otro», explica Penélope Proenza, coordinadora de proyectos del Servicio de Juventud de Avilés «En todo momento se garantiza la confidencialidad de las consultas que serán devueltas a los jóvenes a través del perfil de Facebook del programa Bárbara», apunta Proenza.

«Alumnos concienciados»

En contraste con los incidentes que se dan en las zonas de ocio, desde los centros de Secundaria de Avilés coinciden en destacar que «en general, el alumnado está muy concienciado y los casos de agresión sexista son hechos muy puntuales», apunta Elvira Bario, jefa de Estudios del Menéndez Pidal. Respecto al perfil de los agresores, «se detecta una correlación entre estos chicos y un ambiente sociofamiliar deprimido», afirma Ricardo Cancio, orientador del Instituto de La Luz. Para los responsables de los centros, la realización desde hace al menos once años de programas de educación sexual «ha conseguido que los chicos se sensibilicen y se rompan muchas conductas machistas, es un trabajo de años que influirá su futuro», apunta la orientadora de La Magdalena, Ana Fernández.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos