El San Agustín mejora las listas de espera de consultas pero encalla en las pruebas

Imagen de archivo del doctor Julio Casares en la sección de Cardiología del Hospital San Agustín.
Imagen de archivo del doctor Julio Casares en la sección de Cardiología del Hospital San Agustín. / JOSÉ PRIETO

Aunque el número de pacientes que aguarda por una operación se incrementa el 3% en un año, se reducen un 38% las demoras más largas

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El balance del primer semestre del año en el Hospital Universitario San Agustín de Avilés representa una mejora en las listas de espera de consultas externas y también en cirugía. La situación no es tan buena en el capítulo de pruebas especiales donde, sobre todo, la dificultad para encontrar radiólogos provoca un aumento anual del 2,4% si bien en los seis primeros meses del año se registra una pequeña disminución de doce personas.

La mayor demora en las listas de pruebas especiales se encuentra en el TAC. Junio de 2017 se cerró con 715 personas pendientes, cuando hace un año la cifra era de 557 y en enero de 582.

En otros apartados, es evidente que el centro de referencia del Área Sanitaria III responde a las demandas de la población. Se aprecia, por ejemplo, en el ritmo de las mamografías. El pasado junio se realizaron 262 y quedaron en espera cinco personas. Hace un año, el número de pruebas realizadas era menor, en concreto de 122 y sólo quedaban en espera seis, lo que indica que la actividad respondía a las mujeres que ese mes debían realizar el examen dentro de la campaña de detección precoz del cáncer de mama.

En el resto de pruebas diagnósticas, las cifras evidencia la intensidad del trabajo en el centro avilesino. Se realizaron 2.020 ecografías y quedaron en espera 119 cuando hace un año la cifra había sido de 678 y noventa, respectivamente, lo que demuestra el esfuerzo para reducir la lista de espera.

Otro escollo importante en este capítulo de la actividad sanitaria son las resonancias pendientes. En junio de 2017 quedaban 896, una cifra alta pero es innegable la disminución respecto a las 2.140 de hace un año y las 1.545 de principios del actual ejercicio.

La actividad de consultas externas presenta unos buenos registros después de haber empezado el año en un mal escenario. Así, enero se cerraba con 10.740 personas aguardando por su primera visita al médico, con un incremento anual del 8,33%. Sin embargo, junio se cerró con 8.200 personas, con una reducción anual de 10,77%

Todo esto en un conjunto de actividades que, a lo largo de junio, realizaron 25.246 consultas. Oncología Médica se mantiene sin lista de espera y tampoco existe en Hematología. Este servicio atiende a un alto número de enfermos crónicos, lo que se muestra por el alto número de repetición de consultas. Con estos datos, los hematólogos avilesinos demuestran la capacidad de seguir asumiendo a nuevos pacientes.

Otros servicios se encuentran en un perfil de ausencia de listas de espera a tenor de la escasa demora media. Es el caso de Cirugía General, que en junio tenía diez pacientes en lista de espera con una demora media de dos días. En Otorrinolaringología la cifra de pacientes es mayor (77), pero el tiempo de espera es menor, con lo que deberán ser atendidos en agosto. En Pediatría y Psiquiatría, el número de personas en lista de espera es de uno y dos, respectivamente, con tiempos de demora que pueden reflejar retrasos por los calendarios vacacionales de los especialistas. Medicina Interna presenta cuatro pacientes en lista de espera y un tiempo de demora de veinte días.

Neumología es una de las especialidades con alta carga de trabajo y que mejora la situación respecto a junio del pasado año, ya que pasa de 242 en 2016 a 171 el pasado junio.

Oftalmología, Traumatología, Reumatología y Urología son los departamentos que presentan peores números. En los dos últimos, las cifras demuestran una alta actividad en consultas realizadas, con lo que el problema puede encontrarse en el número de equipos existentes. Traumatología y Oftalmología son castigados por la alta carga de trabajo, ya que estos especialistas, además del tiempo de consulta, dedican sus jornadas al quirófano.

La lista de espera quirúrgica muestra un incremento anual del 3% al pasar de las 1.873 personas de junio de 2016 a las 1.928 del mismo mes del presente año, si bien en la comparativa semestral se aprecia un pequeño descenso desde las 2.079 de principios de año. Lo importante en esta actividad es el descenso que se produce en las demoras superiores a los 91 días y que alcanza un porcentaje anual del 38%. Además, a diferencia de enero, no aparecen pacientes con retrasos superiores a los 180 días, con lo que la lectura evidencia que los plazos tienden a acortarse.

Además, en la mayor parte de los servicios, el número de personas que entran para ser operados es superior a los que salen, lo que evidencia que se trabaja para reducir el techo de demora.

Fotos

Vídeos