La alcaldesa afirma que el plan para eliminar la barrera ferroviaria se cerrará este año

Un tren de Feve a su paso por la calle del Muelle, en la zona donde comenzaría a ir soterrado. / MARIETA
Un tren de Feve a su paso por la calle del Muelle, en la zona donde comenzaría a ir soterrado. / MARIETA

El proyecto planteado el pasado mes de diciembre por el Ayuntamiento «está en fase de búsqueda de soluciones a problemas técnicos»

J. F. GALÁN AVILÉS.

El Ministerio de Fomento ultima un informe que solucionaría los problemas técnicos que ha detectado en la propuesta del Ayuntamiento para eliminar la barrera ferroviaria. La previsión es que «antes de fin de año se concrete un calendario de actuaciones para desarrollarlo», manifestó ayer la alcaldesa, Mariví Monteserín. A día de hoy el proyecto se encuentra «en fase de búsqueda de soluciones a los problemas que presentaba la propuesta municipal», y una vez resueltos «se entrará en la fase más política, en la que se fijará esa agenda».

La alcaldesa considera que la alternativa puesta sobre la mesa por el Ayuntamiento el pasado mes de diciembre constituye «la fórmula más adecuada y más sostenible económicamente en cuanto al tipo de infraestructura que hay que hacer, pero tenemos que ser realistas. Hay una serie de dificultades técnicas que se deben resolver armonizándolas con el conjunto de actuaciones que se van a dar en la ciudad, como la Isla de la Innovación».

El objetivo es articular el calendario de actuaciones mediante un convenio a tres bandas en el que participarían el Ministerio, el Principado y el propio Ayuntamiento. En cuanto a plazos, se decidirían en una nueva reunión prevista con el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. «Hemos esperado mucho y ahora sí tenemos una buena solución. Lo que no nos puede acompañar es la ansiedad, hay que hacerlo bien», concluyó Monteserín.

«La previsión es cerrar un calendario de actuaciones para desarrollarlo»La propuesta reduce a 1.300 metros el tramo bajo tierra y contempla una estación intermodal

La propuesta municipal para eliminar las vías del ferrocarril en el tramo que discurre paralelo a la avenida del conde de Guadalhorce, considerada una barrera que separa el casco urbano de su ría, recupera la idea del soterramiento, aunque en un tramo más corto, 1.300 metros que el que contemplaba la antigua propuesta y a menor profundidad, doce metros, y llevarlo a cabo requeriría desviar del cauce del río Tuluergo en un tramo de unos 750 metros de longitud, desde el parque del Muelle, hasta la travesía del Yunque, a cuya altura terminaría vertiendo sus aguas a la ría.

El actual trazado de Renfe comenzaría a desviarse en la Rocica, a través de un túnel bajo Bustiello, y convergería con el de la antigua FEVE en el entorno del antiguo matadero, en la intersección de la avenida de Gijón y El Muelle, donde se construiría una estación intermodal conjunta para las vías de Feve y de Renfe y también para autobuses. En ese punto el trazado de ambas líneas férreas comenzaría a descender y a partir del Centro de Salud de Llano Ponte discurriría completamente bajo tierra, en paralelo a un segundo túnel que encauzaría las aguas del Tuluergo hasta su nueva desembocadura.

El doble trazado ferroviario saldaría de nuevo a la luz a la altura de la calle Demetria Suárez y una vez en superficie volverían a separarse hasta conectar con los actuales, hacia San Juan de Nieva el de Renfe y hacia el occidente de Asturias el de la antigua Feve.

Además de eliminar la barrera ferroviaria que separa la ría del casco urbano, este esquema permitiría abrir nuevos espacios a lo largo de la calle de El Muelle y de la avenida de Los Telares, especialmente en el entorno de las actuales estaciones de ferrocarril y de autobuses que, al igual que el apeadero de Feve, quedarían fuera de servicio al integrarse todas en la intermodal que el nuevo plan de vías proyecta en el antiguo matadero. Hasta ella también podría llegar el tren de alta velocidad, que según el proyecto actual se quedaría en La Rocica.

El Ayuntamiento sostiene que el nuevo plan mejora la viabilidad económica y técnica del anterior documento, redactado en 2008, y se ajusta a las sugerencias planteadas por el Ministerio de Fomento en materia de seguridad y coste.

Accesos al PEPA

La alcaldesa también se refirió ayer a las obras de conexión viaria del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) con la antigua autopista 'Y' -actual autovía AI-81-, a día de hoy paralizadas, a pesar de que Principado y Ministerio de Fomento ya tienen un acuerdo que permitiría reanudarlas. Monteserín anunció que abordará la situación en una reunión con el nuevo consejero de Fomento, Fernando Lastra e insistió en que la situación se debe a un problema «que ya está prácticamente resuelto».

Lo único que falta es plasmar el referido acuerdo en un convenio. Tal y como informó este periódico el pasado jueves, contempla que el Principado asuma el tramo de la antigua 'Y' comprendido entre la pasarela peatonal que la cruza a la altura de Favila, en el límite entre los concejos de Avilés y Corvera, y su entronque con la avenida de Gijón. Además, el Gobierno central cede lo que la Consejería define como «pequeño ramal de unos ochenta metros de la N-632 para conexión con la Arteria del Puerto en dirección a Avilés», dentro del proceso de cesión de los tramos urbanos en España y donde se encuentra pendiente la N-632 en Avilés.

Las obras se adjudicaron en 2008 en 34,5 millones de euros con una plazo de ejecución de dos años, y a día de hoy se ha construido aproximadamente dos tercios de su trazado. Queda pendiente el enlace con la autovía.

Fotos

Vídeos