La alcaldesa y los sindicatos piden que se agilicen los trámites para las baterías de cok de Gijón

Las baterías de Gijón darían paso al cierre de las de Avilés. / MARIETA
Las baterías de Gijón darían paso al cierre de las de Avilés. / MARIETA

«Apelo a que se resuelva cuanto antes porque se trata de una instalación muy importante para Asturias», reclama Mariví Monteserín

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, reclamó ayer que se agilice la autorización para poner en marcha la construcción de las baterías de cok de Gijón, imprescindibles para apagar las de Avilés y liberar 400.000 metros cuadrados de suelo industrial que se sumarán a los del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA).

«Apelo a que se resuelva cuanto antes la tramitación administrativa de las nuevas baterías de ArcelorMittal en Gijón para que la inversión se ejecute conforme a los plazos establecidos, puesto que se trata de una instalación muy necesaria para Asturias», señaló Monteserín, que recordó que el Ayuntamiento de Avilés ya «está en contacto con la SEPI para que los terrenos que actualmente ocupan las baterías de Avilés nos permitan ampliar el Parque Empresarial para nuevas actividades productivas».

La multinacional había anunciado ya su intención de cesar la actividad de las baterías avilesinas el próximo año pero, tal y como publicó este periódico, los plazos ahora pueden alargarse porque la falta de autorización medioambiental para iniciar las obras en Gijón hacen presagiar que las nuevas instalaciones no estarán construidas para esa fecha.

«No se puede eternizar, nadie quieren enfadar a los ecologistas ni a los proindustria», dice Malda

Por su parte, los secretarios comarcales de Comisiones Obreras, José Manuel Baltar, y el de UGT, Iñaki Malda, reclamaron una mayor agilidad en la gestión a las administraciones. Baltar recordó que este proyecto para construir las nuevas baterías de Gijón «ya se conocía desde hace tiempo», de ahí que califique como «incomprensible» la demora de las administraciones en conceder las autorizaciones necesarias. «Deben ponerse de acuerdo ya, solo podemos exigir que se aborde esta cuestión de una forma serie y con diligencia», apuntó el responsable de CC OO en la comarca de Avilés

«Instalaciones obsoletas»

Su homólogo de UGT, Iñaki Malda, fue más allá y pidió valentía política. En su opinión, «tanto el Ayuntamiento de Gijón como el Principado y la Confederación Hidrográfica deben decantarse sobre si quieren las nuevas baterías o no las quieren. No nos podemos eternizar esperando por una cuestión meramente política, o convendría más decir, de valentía política, nadie quiere enfadar a los ecologistas por un lado y a los proindustria por otro».

El secretario comarcal de Comisiones Obreras puso también el acento sobre las consecuencias que puede tener para las instalaciones de Avilés demorar mucho más en la decisión sobre la construcción de las baterías de Gijón. Según dijo, «en una obra de esta envergadura un retraso corto no significaría un problema, pero sí lo sería que se tardara mucho más en conceder licencia porque existe un riesgo claro en las baterías de Avilés, ya obsoletas, si seguimos alargando su actividad mucho más tiempo».

Los plazos además están marcados: las baterías de Avilés sólo podrían continuar su actividad hasta el 31 de diciembre de 2020 cuando finalizaría la prórroga del alquiler a la SEPI de los terrenos donde se ubican y entraría en vigor la nueva normativa medioambiental europea que obligaría a su cierre. «Si no se adoptan decisiones pronto, podríamos encontrarnos en el escenario que creo que nadie debería de querer que es que no se haya terminado la obra de Gijón y las baterías de Avilés tengan que cerrar», advirtió Baltar.

De ahí que insistiera en que «las administraciones tienen que ponerse de acuerdo y no demorar la licencia más en el tiempo porque parece que tienen miedo a algún colectivo o que están recibiendo presiones cuando estamos hablando de algo tan importante como garantizar que Asturias siga manteniendo la siderurgia integral, fundamental para la continuidad del sector en el Principado».

También el secretario comarcal de UGT instó a que se adopten decisiones con rapidez insistiendo en que «una inversión de 150 millones merece más agilidad por parte de las administraciones». Añadió que «los permisos están solicitados y hay que responder si se conceder para realizar las obras o no se conceden. Los técnicos están para hacer los estudios y los políticos para tomar las decisiones. Lo único que cabe pedir es que las tomen».

Fotos

Vídeos