Sin aparcamiento ni transporte público y con viales que no atiende nadie

Imagen de archivo de la avenida de la Siderurgia. / LVA
Imagen de archivo de la avenida de la Siderurgia. / LVA

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

La conservación y mantenimiento del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) es un caballo de batalla entre empresarios y administraciones desde su creación. Ni siquiera la puesta en marcha de la entidad de conservación y el reparto de responsabilidades entre los empresarios y el Ayuntamiento de Avilés ha mejorado la imagen de un polígono que es el buque insignia de la actividad industrial junto a las multinacionales y al puerto.

La entidad de conservación pide casi desde su puesta en marcha una mayor implicación de las administraciones (local, regional y central) para completar aquellas tareas a las que no se llega con las cuotas de los empresarios asentados en el PEPA. Se da la paradoja de que algunas de las grandes empresas no aportan nada económicamente a la entidad porque, aunque el suelo que ocupan fue comercializado por Infoinvest, sociedad de la Sepi, formalmente no pertenecen al polígono. Por ejemplo, al contrario de lo que pudiera parecer por su ubicación, empresas como Asturfeito, Galvanizados Avilés, Praxair o Fertiberia no pertenecen al PEPA, a pesar de beneficiarse de todos los servicios de la zona industrial.

A esto se suma la situación de precariedad de algunas de las empresas asentadas en el polígono, por lo que muchas de ellas no pueden afrontar sus cuotas a la entidad de conservación, lo que debilita las posibilidades de afrontar gastos como los de limpieza, mantenimiento y seguridad.

Empresas importantes no están en la entidad de conservación porque formalmente no pertenecen al PEPA

La entidad espera del Ayuntamiento un mayor refuerzo de la seguridad, con más patrullas de la Policía Local e identificación de los vehículos sospechosos que circulan a diario por el PEPA en labores de vigilancia para localizar los puntos en los que luego se producen los robos. Los empresarios también verían con buenos ojos en este punto una mayor colaboración de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Otro motivo de preocupación es el estado de abandono de la avenida de la Siderurgia, en un limbo de responsabilidades puesto que nadie asume la responsabilidad de su mantenimiento. Se da la circunstancia de que en unos meses captará todo el tráfico, en especial de camiones, del nuevo enlace del PEPA y la autopista. «¿Si hay un accidente qué va a pasar?», advierten los empresarios, que esperan un acuerdo para que el Principado o el Ayuntamiento se hagan cargo del correcto mantenimiento de este vial.

A los gobiernos local y regional les atañería también, a través del Consorcio de Transportes, resolver una carencia que no se da en otros polígonos como es el transporte público. En el PEPA apenas hay aparcamiento y la entidad de conservación pide un acuerdo para establecer líneas de autobús sincronizadas con los turnos de trabajo en las empresas.

En cuanto a esa escasez de plazas de aparcamiento, se está a la espera de que Sepides ejecute la inversión comprometida para el desarrollo de 85.595 metros cuadrados de suelo al norte de los terrenos ocupados por el PEPA, donde prevé una zona amplia para estacionar vehículos.

Los empresarios también esperan de Sepides más colaboración en la entidad de conservación para paliar la contaminación de las baterías de cok, donde ArcelorMittal se desentiende al tener el suelo alquilado a la sociedad estatal, que a su vez le devuelve la pelota como inquilino y responsable de la contaminación que sufre a diario el resto de empresas.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos