Aparece muerto en las dunas de San Juan después de diecisiete días desaparecido

Por las pasarelas del sistema dunar pasean cada día muchas personas. / PATRICIA BREGÓN
Por las pasarelas del sistema dunar pasean cada día muchas personas. / PATRICIA BREGÓN

El hombre, de 78 años, se había ido del domicilio familiar en Avilés de manera voluntaria el pasado día 4 de este mes

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

Un hombre aparecía muerto el sábado en las dunas de San Juan. El fallecido, de 78 años, era vecino de Avilés y estaba siendo buscado por su familia desde el pasado día 4. El cuerpo era encontrado entre la vegetación y la arena por una persona que paseaba por la tarde entre Salinas y San Juan de Nieva.

Quien encontró el cadáver dio la señal de alerta a la Guardia Civil a las cuatro de la tarde, explicando que el hombre estaba en la zona ubicada frente al pinar, en el espacio intermedio, antes de llegar al cruce con el camino de Asturiana de Zinc que da acceso a las balsas de la multinacional. Efectivos del cuerpo se dirigían inmediatamente al lugar del suceso, que es frecuentado habitualmente por decenas de personas que pasean por las pasarelas del sistema dunar o bien por el paseo que une peatonalmente Salinas con San Juan.

El hombre tenía signos evidentes de llevar días sobre el terreno por lo que, tras el levantamiento del cadáver, fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Oviedo para que se le practicase la pertinente autopsia que esclareciese las causas de la muerte.

Desaparición

Una vez que la Guardia Civil inició las diligencias para investigar lo sucedido, advirtieron que al fallecido aparecía en sus archivos como desaparecido. Según fuentes del cuerpo, el hombre se habría marchado del domicilio familiar el 4 de enero por voluntad propia, aunque un día después, la víspera de Reyes, su esposa, al ver que no regresaba al domicilio, habría presentado una denuncia por la desaparición ante la Guardia Civil, que inició la investigación para dar con su paradero.

Cuando se identificó su cuerpo inerte sobre las dunas se unieron ambos casos, dando aviso a la familia. La autopsia realizada en el Anatómico Forense de Oviedo certificó que la muerte había sido natural, según fuentes de la Guardia Civil, por lo que no habría mediado ningún tipo de violencia en el fallecimiento. Según los primeros informes de la autopsia, el hombre habría fallecido el mismo día de la desaparición, por lo que llevaría tendido sobre las dunas de San Juan unos diecisiete días, los mismos que hacía que se había marchado de su domicilio.

Al haber pasado tantos días desde el momento de la muerte, en el cadáver ya se advertían signos del efecto de las inclemencias de la naturaleza. Por las dunas de San Juan pasean todos los días vecinos de la zona y otros del resto de la comarca, aunque es probable que con los temporales que se sucedieron en las últimas semanas disminuyese el número de paseantes por las pasarelas del sistema dunar, lo que habría complicado que alguien advirtiera la presencia de un cuerpo inerte entre la vegetación y la arena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos