La apertura completa de El Nodo y El Villar reduce a la mitad la lista de espera del ERA

La residencia de mayores de El Nodo abrió al completo a finales del año pasado. / MARIETA
La residencia de mayores de El Nodo abrió al completo a finales del año pasado. / MARIETA

Dos residencias de mayores concertadas de Avilés acumulan el 70% de los solicitantes de una plaza en la comarca

RUTH ARIAS AVILÉS.

El progresivo e imparable envejecimiento de la población asturiana, paralelo al desarrollo de la ley de dependencia ha motivado un cambio sustancial en las infraestructuras vinculadas a la tercera edad. El incremento de plazas geriátricas, tanto en centros de carácter público como privados o concertados es un hecho, y la comarca avilesina se ha visto beneficiada por esta circunstancia en los últimos años, hasta el punto de que, en un lustro, la lista de espera para acceder a una residencia de mayores se ha logrado reducir a la mitad en tan solo un lustro.

Las últimas residencias públicas en poner plazas a disposición de los usuarios han sido las de El Nodo y El Villar, en Avilés y Castrillón respectivamente. Ambas han seguido un proceso paralelo de apertura en varias fases, logrando completarse a finales del año pasado. En diciembre comenzó el proceso para abrir las 76 últimas plazas residenciales que quedaban pendientes, cuarenta de ellas en El Nodo y las otras 36 en El Villar, que ha ido ocupándose en desde entonces con usuarios procedentes fundamentalmente de la lista de espera.

La crisis económica y la dificultad del Gobierno autonómico ha dificultado en los últimos años la contratatación del personal necesario para atender a los mayores de acuerdo a los estándares marcados por l Ley de de dependencia, lo que ha demorado la disponibilidad del total de plazas existentes en el sistema público, un problema que se ha paliado de forma significativa en estos últimos meses.

Antes de que se completasen las obras de las residencias de El Nodo y el Villar, la lista de espera para obtener una plaza en la comarca superaba los dos centenares de personas, mientras que la cifra actual es de 134 usuarios. Entre ambos centros han podido sumar 266 plazas en los últimos años, pero no han logrado cubrir la creciente demanda de este servicio en la comarca.

Más información

Público y concertado

Actualmente, los cinco centros del ERA (Establecimientos Residenciales de Ancianos), cuentan con 634 plazas de alojamiento, todas ocupadas salvo las seis vacantes que aún existen en El Villar de Piedras Blancas. La lista de espera es prácticamente inexistente en el resto, y solo es ligeramente elevada en la residencia de Los Canapés, En Gutiérrez Herrero, la más céntrica del sistema público en Avilés. Allí hay dieciséis personas mayores esperando para poder acceder a una plaza residencial.

La lista se completa con un demandante en Cudillero y otros cuatro en Pravia, mientras que la residencia de El Nodo ha logrado quedarse a cero gracias a la reciente apertura de las nuevas plazas en estas últimas semanas.

La situación es diferente en los centros concertados, y desigual entre ellos. De las 134 personas que constan como demandantes de una residencia, solo 21 han solicitado plaza dentro del sistema público. El resto, que asciende a 113, están en cola para lograr un hueco en geriátricos de carácter privado con plazas subvencionadas por el Principado.

La demanda se concentra, no obstante, en las dos residencias Larrañaga de Avilés, la situada en el histórico edificio de la avenida de Los Telares y la de mas reciente construcción en El Quirinal. Entre las dos suman 94 peticiones de ingreso, mientras que la situación en otros centros es bien diferente y, de hecho, ha habido geriátricos con plazas concertadas que han tenido que cerrar por las dificultades económicas.

Los números no obstante, son relativamente engañosos. Según explica la Consejería de Servicios Sociales, un importante número de mayores entran por su cuenta en una residencia privada y, al mismo tiempo, se ponen en lista de espera para acceder a una plaza concertada y prefieren quedarse en el mismo centro aunque haya plazas disponibles dentro de la red pública. Mientras tanto, permanecen en una plaza privada que se sufraga parcialmente con la prestación económica vinculada al servicio que reciben del Principado en el marco de la Ley de dependencia.

Últimas aperturas

En la actualidad, el Área Sanitaria III, con cabecera en Avilés y que comprende los concejos de Castrillón, Corvera, Illas, Cudillero, Muros de Nalón, Soto del Barco, Pravia y Gozón, dispone de 634 plazas de alojamiento residencial para mayores. De ellas, 156 se han creado en esta última legislatura. En los dos últimos años se ha logrado dar un empujón a los geriátrico públicos d e la comarca abriendo, en 2016, cuarenta plazas en El Nodo y otras cuarenta en El Villar y, en 2017, las últimas que quedaban pendientes, otras cuarenta en Piedras Blancas y 36 más en El Nodo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos