Somos e IU apoyarán el presupuesto si se recuperan las externalizaciones

Los dos grupos municipales aseguran que realizarán propuestas «razonables y de fácil encaje» en el actual proyecto que defiende el gobierno local

C. R. AVILÉS.

Pocas exigencias, pero muy claras. Una de ellas pasa por recuperar los servicios municipales externalizados en el Ayuntamiento de Avilés, solicitado tanto por Somos Avilés como por el grupo de Izquierda Unida, que coinciden en una petición que para la coalición es una de sus «líneas rojas». O se asume, o no apoyarán el presupuesto para el año 2018. Junto a ello, IU solicita la incorporación de una renta social municipal.

«En principio, la letra del proyecto suena bien, pero tenemos que ver el conjunto de la documentación y estudiarla a fondo», explicó Llarina González, portavoz de la coalición. El lunes volverán a reunirse con la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, que ayer les presentó las líneas destacadas del documento.

Primitivo Abella, de Somos, resumió el encuentro como «una mera toma de contacto» para conocer un presupuesto cuyas grandes líneas ya habían leído en la prensa. «No fuimos a la presentación del día 23 de diciembre porque nos pareció que era una operación de marketing, que seguramente nos traerían un presupuesto incompleto y con errores». Por eso, ante el encuentro de ayer, Somos había solicitado el documento 'Excel 'con todas las partidas. «Queremos hacer una comparativa línea a línea y no quedarnos solo con las líneas de crédito en las que el gobierno hace énfasis», aclaró Abella.

El concejal, que se felicitó por la «media hora» que este año les había dedicado la concejala en la presentación del presupuesto frente a los «cinco minutos» del año anterior, advirtió en una rápida radiografía del documento que alguna de las propuestas incluidas llevan el cuño de su partido. Concretamente, una línea de ayudas a la financiación de la hipoteca. «Lo sugerimos nosotros el año pasado pero, como ya sucedió en las ordenanzas fiscales y con otras medidas nuestras, en principio son malas o regulares y en boca de ellos se transforman en estupendas», criticó.

Abella, que se preguntó a quién podrían parecerle mal las inversiones, sí señaló que muchas de ellas son las prometidas e incumplidas en años anteriores. «Luego se amontonarán todas a final de legislatura, como suele ser habitual», previó. Respecto a obras como la pista deportiva de Miranda o los paneles de Llaranes señaló que proceden de los presupuestos participativos, «luego el mérito pertenece a las personas que fueron a esos consejos de participación de zona».

A pesar de los dardos, aseguró que su grupo no va a representar un problema para pactar a poco que el equipo de gobierno muestra cierta voluntad. «Vamos a ir con una propuesta de mínimos porque somos conscientes de la situación y de que acabarán sacando el presupuesto adelante en solitario porque la ley se lo permite», apuntó. Eso sí, el concejal de Somos Avilés no quiso adelantar ninguna propuesta. Solo manifestó que lo único que esperan es «un gesto político» que demuestre un cambio de rumbo porque lo que no harán será «mercadear con las partidas».

Abella se refirió a «esos cajones de los partidos tras muchos años en el gobierno en los que quedan partidas económicas que, de repente, pueden minorarse y dedicarse a las peticiones propuestas por otros para que parezcan concesiones». Somos no está dispuesto a entrar en ese juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos