Aprueban la subida de sueldo de las educadoras de Avilés como «un primer paso»

Aprueban la subida de sueldo de las educadoras de Avilés como «un primer paso»
Raquel Ruiz, concejala de Hacienda, y Raúl Marquínez, concejal de Personal. / MARIETA

PSOE, IU, Ganemos y no Adscritos sacan adelante el incremento de la productividad a los 4.380 euros anuales para el colectivo

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El Pleno municipal de Avilés aprobó ayer la subida del complemento de productividad de las educadoras infantiles en 4.380 euros anuales, según el acuerdo ratificado por PSOE, Izquierda Unida, Ganemos y no adscritos. La mejora de la productividad viene avalada por la rúbrica de los sindicatos municipales, incluso una carta en la que veintidós de las veintinueve trabajadoras defendían una mejora salarial «sin entrar en la forma en la que se aplica», según desveló la concejala de Izquierda Unida, Carmen Conde.

El acuerdo sólo tuvo el voto negativo de Somos, en desacuerdo con la fórmula elegida para la subida salarial. Por su parte, los representantes de Partido Popular y Ciudadanos se abstuvieron. Los tres partidos justificaron su actitud por las «inseguridades jurídicas» que les generaba el acuerdo y reclamaban aplicar otras fórmulas. Así, Ana Bretón, del PP, planteó acudir a una revisión del puesto de trabajo y Primitivo Abella defendió pagar el complemento específico, que actualmente no se les reconoce.

El concejal de Recursos Humanos, Raúl Marquínez, defendió el método escogido, asegurando que se encuentra dentro de la legalidad y que permite un incremento sustancial del salario . Así, reprochó a Ana Bretón que el método propuesto «apenas iba a mejorar la situación de las trabajadoras».

El PSOE destaca que «no había otra fórmula» para mejorar el salario de las trabajadores

Y es que la concejala del Partido Popular aprovechó su intervención para defender las virtudes del segundo acuerdo marco para la mejora del empleo público, firmado el pasado nueve de marzo, entre el gobierno central y los sindicatos de la función pública.

Bretón cuestionó el sistema que se aplicará porque «no se puede pagar la productividad a todo el mundo» y preguntó por el sistema con el que se mediría. En su respuesta, Marquínez la remitió al acuerdo marco entre sindicatos municipales y gobierno local, donde se aclara este punto.

La hamburguesa de Somos

Primitivo Abella defendió el voto negativo de Somos «por el rechazo a la fórmula seguida», si bien dejó claro que su agrupación «apoyaba la reivindicación de las trabajadoras». Así citó el ejemplo de «si proponen dar hamburguesas de carne de perro en los comedores infantiles, votaremos en contra, pero no es porque no queremos que los niños no coman».

Abella alertó sobre la posibilidad de recursos judiciales «que el Ayuntamiento de Avilés perderá porque la productividad no se puede pagar a todo el mundo por igual». Aventuró un posible recurso de la Delegación del Gobierno («aunque igual la abstención del PP la evita») y animó a las educadoras «a que recurran para consolidar la subida». El edil de Somos también restó valor al acuerdo con los sindicatos ya que «no son infalibles y a veces se equivocan».

PP y Ciudadanos se abstienen y Somos vota contra la subida por la dudas legales

Por su parte, desde Izquierda Unida Carmen Conde, señaló que, tras el acuerdo con los sindicatos «a los partidos sólo nos queda rubricar un pacto unánime», calificándolo como «un primer paso» para seguir mejorando la situación de las educadoras infantiles. Conde también reprochó al PSOE su falta de interés en lograr un acuerdo.

Conde también defendió la vigencia del apoyo sindical, recordando que «es de primero de negociación colectiva, una vez que todos los sindicatos lo respaldan y representa una mejora, nuestro papel es apoyarlo».

Agustín Sánchez, de Ganemos también destacó la mejora salarial, aunque se desmarcó de la teoría de la infalibilidad sindical. «Los sindicatos a veces se equivocan. Si apoyasen rebajas de salarios o despidos no los apoyaríamos», aseguró.

Desde los concejales no adscritos, Francisco José Zarracina, defendió la necesidad de apoyar las mejoras para mejorar la condición del colectivo, lamentando que «el PP no las apoye ahora, después de haber dicho lo contrario».

En la recta final del debate, tanto Izquierda Unida, Ganemos y no adscritos defendieron continuar trabajando para mejorar la situación económica de las trabajadoras del ciclo de cero a tres años.

En su intervención previa a la votación, la alcaldesa, Mariví Monteserín, defendió el acuerdo que había permitido «solucionar un problema complicado», lamentando la actitud de formaciones que «ponen problemas a las soluciones que encontramos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos