Araujo se presenta como el candidato capaz de «recuperar la ilusión en el PP»

Alfonso Araujo -segundo por la izquierda-, ayer rodeado de simpatizantes y militantes del Partido Popular de Avilés, en una comida celebrada ayer y que sirvió como presentación informal de su candidatura para liderar la junta local. / PATRICIA BREGÓN
Alfonso Araujo -segundo por la izquierda-, ayer rodeado de simpatizantes y militantes del Partido Popular de Avilés, en una comida celebrada ayer y que sirvió como presentación informal de su candidatura para liderar la junta local. / PATRICIA BREGÓN

El concejal critica la labor de la gestora y vuelve a reclamar que convoque el congreso que elegirá a la nueva directiva de la junta local

J. F. GALÁN AVILÉS.

Alfonso Araujo presentó ayer de forma oficiosa su candidatura a la presidencia de la junta local del PP. Oficiosa porque siete meses después de que la directiva regional destituyese de forma fulgurante a la anterior, encabezada por Carmen Rodríguez Maniega, la gestora que la sustituye aún no ha fijado fecha para celebrar el congreso que elegirá a la nueva junta.

Araujo criticó su gestión y reclamó una vez más que se convoque el congreso. «No se puede estar en prórroga indefinida, eso no existe. No se entiende que las decisiones se tomen desde Oviedo. Los problemas de Avilés se resuelven desde Avilés. Esto no es un club de amigos. Hay un déficit de comunicación con el afiliado. Necesitamos un partido en el que prime la participación de las bases, cosa que ahora no sucede», manifestó Araujo, concejal del grupo popular y a día de hoy el único afiliado que se postula como candidato.

La presentación, «una reunión de amigos y afiliados», según Araujo, congregó a 51 comensales en el restaurante La Serrana. Entre ellos se encontraban otros dos concejales, Constantino Álvarez y Francisco Zarracina, lo que es lo mismo que decir que faltaban tres, entre ellos el portavoz, Carlos Rodríguez de la Torrre. Tampoco acudió el presidente de la gestora, Pedro de Rueda. La imagen retrataba las tensiones intestinas que desde hace años padece el PP de Avilés, dividido en dos bloques que no acaban de reencontrarse.

Araujo dio a entender que a su juicio la labor de la gestora ha ensanchado las distancias. «El PP debe ser un partido pegado a la realidad de Avilés, un partido de amplia base social, no de élites, estructurado de abajo arriba y no al contrario, como sucede ahora. Hay desconexión», manifestó. También realizó un llamamiento a la unidad. «Aquí no sobra nadie, y no es una frase hecha. Todo el mundo tiene las puertas abiertas. No podemos ser un reducto cerrado, sino todo lo contrario, un receptáculo abierto a todo aquel que quiera aportar ilusión. Hay que dar paso a la gente joven y al mismo tiempo recuperar a otros que con el paso del tiempo se han ido descolgando. También necesitamos esa experiencia, añadió».

De cara al próximo congreso «lo ideal sería una lista única. Sería la mejor solución y abogo por ella. No se trata de personalismos. Lo importante es el modelo, que no diga Oviedo lo que se tiene que hacer en Avilés sino que se decida aquí, desde abajo», reiteró, política que contrapuso con la que, desde su punto de vista, sigue la junta gestora.

Araujo, de 48 años de edad y treinta de militancia en el partido, formó parte del gobierno de Agustín González, el único alcalde del PP que ha tenido Avilés. «Tengo experiencia y un modelo basado en la cercanía, tanto a nivel interno como con el resto de la sociedad. Quiero un partido de amplia base social, pegado a la realidad, con autonomía y en condiciones de ganar las elecciones municipales de 2019. Ese es el único objetivo, y las bases hay que sentarlas ahora, no se puede esperar más. Los resultados de 2015 no fueron buenos», concluyó Alfonso Araujo.

Entonces el PP consiguió seis concejales, dos menos que el PSOE.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos